Desapariciones: impunidad y simulación

Este día se cumplen seis meses de una de las atrocidades perpetradas por el Estado en complicidad con el crimen organizado. Al día de hoy no hay justicia para los padres y madres de los estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos y asesinados ¿Por qué solamente en este país, dizque democrático, acontecen hechos tan abominables? ¿Por qué en Ocotlán o en Tepatitlán hay balaceras por horas entre sicarios y policías provocando pavor entre la población? ¿Dónde está la cacareada política gubernamental de seguridad pública? ¿Por qué hay decenas de miles de desaparecidos, secuestrados o asesinados en este país de infortunio? ¡Si el Estado de Derecho casi desapareció, cualquiera puede desaparecer en cualquier lugar y a cualquier hora!

El jueves pasado en el auditorio del Museo Regional se realizó la conferencia magistral: “Desapariciones: impunidad y simulación”, por el destacado periodista José Reveles. Invitado por el Colectivo de Reflexión Universitaria [CRU] y la Asamblea Estudiantil Universitaria de la UdeG, Reveles impartió cátedra en el marco de la Jornada contra la violencia organizada por el CRU y los estudiantes democráticos. El Estado, afirmó, simula la búsqueda de los miles de desaparecidos, pues no han dado ninguna muestra de voluntad política para encontrar a los estudiantes en Iguala y a todas las víctimas de desaparición forzada. Previo a la intervención de Reveles, un joven universitario leyó un Manifiesto, que reproducimos una parte: “Somos estudiantes y profesores de la Universidad de Guadalajara preocupados por la forma terrible en que se extiende la violencia en el país. La desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa y el asesinato de 6 personas, se suman a una larga lista de negros episodios en la historia de México y en los cuales han sido partícipes los tres niveles de gobierno y sus fuerzas represivas, en ocasiones utilizando cuerpos paramilitares, y ahora en contubernio con las mafias del crimen organizado, llegando al grado en que es imposible diferenciar entre unos y otros. Esta honda preocupación por la violencia que atraviesa todos los poros de la sociedad nos lleva a organizar esta Jornada contra la Violencia para contribuir a una imprescindible reflexión por la comunidad universitaria sobre este gravísimo problema social. Pero la violencia en México, que alcanza su punto máximo en acontecimientos como los de Ayotzinapa, se expresa primeramente en la desigualdad e incertidumbre a la que el pueblo trabajador y su juventud están sometidos. La aprobación del conjunto de contrarreformas ‘estructurales’ ha permitido un avance sin precedentes en la eliminación de conquistas, en la destrucción de los servicios públicos –entre ellos la educación–, y en la entrega de nuestros recursos al capital extranjero. Todas ellas permiten la imposición de lineamientos dictados desde organismos financieros internacionales, y apuntan a una mayor dependencia del extranjero y miseria para nuestro pueblo, en beneficio de las grandes empresas trasnacionales y los oligarcas nacionales.”

Reveles es un destacado periodista con más de 40 años de ejercicio profesional, escritor e investigador de larga trayectoria, analista experto en cuestiones de narcotráfico. Ha trabajado en Excélsior, Proceso y El Financiero. Autor de varios libros: El Chapo: entrega y traición [2014], El affair Cassez [2013], El cártel incómodo [2010], Levantones, narcofosas y falsos positivos [2011], y, entre otros, Las historias más negras de narco, impunidad y corrupción en México [2009] donde hace una crónica acerca de la ominosa realidad cotidiana. Actualmente, entre otras actividades, es coordinador académico del diplomado en periodismo de investigación que se imparte en la Universidad Autónoma Metropolitana–Cuajimalpa. Cuando trabajó en el diario Novedades publicó en mayo de 1969 el caso de Epifanio Avilés Rojas, primer desaparecido político en México, inscrito en las listas del Comité Eureka, encabezado por Doña Rosario Ibarra de Piedra. Desde entonces a la fecha ha habido decenas de miles desaparecidos, entre los cuales muchos son desaparecidos forzados por motivos políticos y otros más para exigirles a sus familiares dinero por rescatarlos. Reveles señaló que las estadísticas oficiales siempre están a la baja, subestimando la cantidad real más abultada, la cual se puede estimar por las cifras que proporcionan los propios familiares de los desaparecidos. En la llamada Guerra Sucia, la cual ocurrió en la misma época de los regímenes militares del Cono Sur –afirma Reveles–  “algunos documentan más de mil quinientos desaparecidos, y si pasamos a los desaparecidos actuales, se juntan los viejos dolores y las nuevas represiones”, sólo que “de desaparecer a ex guerrilleros o militantes, se pasó a desaparecer al ciudadano común y corriente”. Señaló que las cifras de los desaparecidos son muy cambiantes, y depende si la cifra la dan las autoridades o si la dan organizaciones civiles. Desde el sexenio de Calderón a la fecha los desaparecidos rondan casi los 28 mil. Desde la Guerra Fracasada, como la llama Reveles, “México produce más drogas que antes” y el gobierno se ha dedicado hasta la fecha a “capturar capos pero no desmantelan a las organizaciones”. Las leyes no van a actuar ni hacer la chamba por sí solas; se necesita que actuemos en conjunto, pues “estamos encabronados, pero desorganizados”, sentenció Reveles.

Las desapariciones forzadas continúan ocurriendo en México con una impunidad casi total; es una verdad histórica. El país se ha vuelto “una macrotumba donde vivimos entre los muertos”, dijo de manera rulfiana una madre de los 43 desaparecidos. Hoy a las 16:30 horas habrá marcha del Parque Revolución a la Plaza de la Liberación: ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!.