Expresiones UDLAP

El acercamiento Teherán–Washington y el equilibrio de poder en Medio Oriente (I)

El pasado 24 de noviembre, para ser exactos, Estados Unidos e Irán han alcanzado un acuerdo que le permite a los primeros vigilar las instalaciones nucleares iraníes y cerrar algunos desarrollos, en tanto a Irán le permite continuar con su programa nuclear con fines pacíficos. El acuerdo es por 6 meses, pero es un gran avance en la normalización de sus relaciones. Tarde o temprano Irán y Estados Unidos tenían que llegar a un entendimiento. Ambos países son muy importantes para ignorarse durante mucho tiempo y tienen intereses coincidentes en la convulsionada región de Medio Oriente.
Ya en el pasado, durante el régimen del Sha (hasta antes de 1979), Irán y Estados Unidos eran los mejores amigos; el Sha cuidaba los intereses norteamericanos en la región y Estados Unidos les ayudaba y vendía las armas que el régimen deseaba. Así, el Sha mandó al ejército imperial iraní a pelear en la región de Dhorfar en Omán, donde una guerrilla izquierdista apoyada por el entonces comunista Yemen del Sur amenazaba la estabilidad de los regímenes monárquicos del Golfo. El ejército iraní aplasta dicha rebelión y se transforma de facto, en el protector de esos pequeños países. Cabe agregar que Irán compartía con Arabia Saudita ciertas responsabilidades, pero era Irán el pilar fuerte de esa política llamada de los “dos pilares”.
Ese panorama se dio en parte por las condiciones de la Guerra Fría. En esa época Estados Unidos, luego de la derrota de Vietnam, necesitaba un aliado regional poderoso y lo encuentra en Irán quien por su parte necesitaba a Estados Unidos, para mantener a raya a la URSS, quien presionaba en su frontera del norte. La frontera con la URSS se tensa con la invasión soviética a Afganistán, pues se ve peligrosamente ampliada. Estados Unidos, a pesar de no tener relaciones con Teherán, apoya a los ayatollahas vendiéndoles refacciones y algunas armas que impiden que el régimen se desplome. Esto se conoció como el escándalo “Irán-Contras” donde algunos funcionarios estadunidenses a la vez que ayudaban a Irán,apoyabancon las ganancias a financiar a la contra nicaragüense, a la que el congreso estadunidense le negaba  ayuda. La caída de la URSS hizo aparecer en el mapa a: Turkmenistán, Tayikistán, Uzbekistán y Kirguistán, que alivian la presión rusa en el norte y le permite a EUA entrar al corazón de Asia Central.
Hoy, Rusia se ha fortalecido y de nueva cuenta busca regresar a su antigua zona de influencia, lo que preocupa a Irán, pues los Estados Unidos busca retirarse de la zona y poner más atención al este y sureste de Asia donde China gana espacios rápidamente. No debe olvidarse que el presidente Obama, llegó a la presidencia con el mandato popular de retirar a los norteamericanos de Irak y Afganistán.