Otra parte

Otras crónicas

Qué historias contar hoy en los medios?” fue el nombre de la mesa en la que participaron Marcela Turati, Humberto Padgett y J.M. Servín, a la cual fui invitado como moderador, en el Noveno Encuentro Internacional de Periodistas que tuvo lugar en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Marcela Turati ha dedicado su vida profesional a investigar y denunciar abusos, despojos y violaciones a los derechos humanos; historias de muertes y desapariciones a lo largo de la fallida guerra contra el narco; las muertas de Juárez y las trágicas odiseas de los migrantes centroamericanos. Es una reportera cuya voz es indispensable en un país tan hostil con los periodistas, como México, y cuyos reportajes aparecen con frecuencia en la revista Proceso. No entendí bien a bien a qué se refería Turati cuando dijo en la mesa que “el periodismo se está quedando sin historias”, sobre todo cuando en el país proliferan los medios impresos y electrónicos —incluyendo las bitácoras colectivas y personales— en donde se publican cientos o miles de historias que conforman un mosaico amplio y plural de la complicada realidad mexicana —y muchos relatos como los que expone la misma Turati y que se publican también en prestigiadas revistas nacionales y extranjeras, como Gatopardo, y hasta en libros de editoriales transnacionales.

Humberto Padgett, Premio Nacional de Periodismo en dos ocasiones, tiene una trayectoria similar a la de Turati y, como ella, comparte su interés en temas tan acuciantes. “Estoy convencido de que un reportero es por definición un personaje de su tiempo y de su espacio”, dijo. Pero añadió esta frase un tanto inexplicable: “Desconfío de la crónica que abusa de la primera persona”, con lo cual descalifica a no pocos cronistas que han escrito piezas magníficas desde la primera persona, como sus colegas Osorno, Almazán, Torre y tantos más. Mencionó como grandes cronistas del 68 a Poniatowska y a Monsiváis —se le olvidó decir que muchas de sus crónicas son vicarias— pero olvidó citar a Luis González de Alba, autor de la mayor crónica del movimiento estudiantil —Los días y los años— y uno de los pocos críticos que van a contracorriente de los mistificadores.

Tanto Turati como Padgett hablaron de la necesidad de contar historias de denuncia contra “el poder” y en nombre de las víctimas de incontables injusticias, lo cual está bien. Intervine para anotar que en Televisa hay buenos reportajes de denuncia —en el noticiario de Denise Maerker, por ejemplo—, a lo que Padgett respondió que esa empresa tiene todo el dinero del mundo para producirlos. Me pregunté si Reforma —donde trabajaron Turati y Padgett—, emeequis, sinembargo.mx, La Jornada o Proceso carecen de recursos. Las alusiones a Televisa fueron desdeñosas y parciales; sin mencionarlo explícitamente, los periodistas asumían que los medios en que prefieren publicar son completamente éticos, imparciales y transparentes. Me pregunté también si los reportajes en el diario Milenio de Víctor Hugo Michel y Juan Pablo Becerra Acosta sobre la CNTE, los grupos de autodefensa o los migrantes, por ejemplo, les merecían algún respeto o también se trata de otro medio cuestionable, o qué pensarán de la agresión de maestros chiapanecos a los reporteros del programa Punto de Partida, de Televisa, Víctor Olvera y Fátima Monterrosa —quien ha sido galardonada por su trabajo y obtenido el Premio Nacional de Periodismo y el Premio Rostros de la Discriminación Gilberto Rincón Gallardo. ¿Se la merecían por ser empleados de esa “pinche empresa”, como la llamó Padgett? ¿Creen que hay medios “buenos” y “malos”, pues?

El tercer participante, J.M. Servín, habló de las otras crónicas, de aquéllas de escritores y periodistas que observan y reflexionan en torno a cuestiones cotidianas o inusuales, que enfocan su mirada en acontecimientos sorprendentes y que muchas veces sobrepasan los límites de la ficción literaria. Servín, fundador de la editorial El Salario del Miedo, ha publicado una sobresaliente colección de crónicas que ya va en su cuarto volumen —en coedición con Almadía—: Historias del más allá en el México de hoy, de Gerardo Lammers; Aquí no es Miami, de Fernanda Melchor; Extranjero siempre, de Leonardo Tarifeño, y En la piel equivocada, de José Garza. En 2014 se publicará en esta colección, entre otros títulos, el de la extraordinaria periodista tapatía Vanesa Robles, que hoy recibe el Premio Jalisco de Periodismo 2013.