Music Club

Percusiones del Hombre Pájaro

Una de las nominaciones ausentes en la última entrega de los premios Óscar, fue la música de Birdman, compuesta por el baterista mexicano Antonio Sánchez (México, 1971).

Quienes nos afirmamos cinéfilos de afición y músicos de oficio, nos sorprendimos por la decisión de los miembros de la Academia de no incluir la banda sonora en la quinteta. No sólo un atentado contra el virtuosismo y la creatividad, sino ante todo, contra la originalidad.

La música de la batería funciona como el hilo conductor del film. El ritmo, la dinámica visual, no hubiera sido igual sin el acompañamiento de los redobles, las síncopas, los ruffs y los rags del gran Antonio Sánchez.

Estudiante del Conservatorio Nacional de Música en México, D.F. y del Berklee School of Music en Boston, Massachusetts, sin duda la credencial de más peso de Antonio Sánchez ha sido pertenecer, desde el 2002, al Pat Metheny Group, una de las bandas más reconocidas –a la par de Soft Machine, Hatfield and the North, Chick Korea, Stomu Yamashta-, del jazz progresivo.

“Antonio Sánchez fue mi alumno de batería en el Conservatorio Nacional”, me dice el maestro Juan José Valdivia (actual catedrático de percusiones en el Departamento de Música de la Universidad de Guadalajara), “sí era un chavo muy destacado. Luego se fue a Berklee y empezó a tocar con Pat Metheny”.

La aseveración no me causa sorpresa. Reconozco la gran capacidad del maestro Valdivia –quien se exilió en nuestra ciudad a causa de la altura de la ciudad de México-. Capacidad que lo ha convertido en el imprescindible del jazz en nuestro Departamento (fundador del taller de jazz, director de la Big Band).

“A mí lo que más me ha gustado siempre es el rock progresivo… Pink Floyd, King Crimson”, declara mientras sonríe. “Es lo que más disfruto tocar”.

Regreso al Musiclub y pongo a Pat Metheny –debo confesar que mi disco favorito es As Falls Wichita, so Falls Wichita Falls, pero es de 1981, cuando Antonio Sánchez aún no pertenecía a la banda-, algo de lo más reciente: Kin, de 2014, ganador del Grammy al mejor grupo de jazz.

Los tracks: One Day One. Rise Up. Adagia. Sign of the Season. Kin. Born. Genealogy. We Go On. Kqu.

Ahí está, de inmediato, la batería de Antonio, la guitarra de Metheny, el piano de Lyle Mays, los metales de Cuong Vu, combinándose en sonoridades inusitadas: Una sinfonía de jazz. La música de los hombres que aprendieron a volar.

Hasta en quince, con más universos sonoros.

 

leverkhun1@outlook.es  

Twitter: @AlterRuy