Music Club

Guitarra y tauromaquia

MILENIO Radio reproduce una interpretación de Ramón Macías Mora (Guadalajara, Jalisco, 1955); guitarrista tapatío. Es una Soleá, un palo de Enrique de Melchor (Marchena, Sevilla, 15 de julio de 1950 - Madrid, 3 de enero de 2012), compositor español de flamenco contemporáneo. Me sorprende la hibridación, su vértigo que engloba tradición y contemporaneidad.

“Es una obra que rescaté de un concierto en vivo, en La Habana, Cuba”, me dice Ramón despreocupadamente, mientras saborea un delicioso café en el D´val, café de artistas de la zona centro de nuestra metrópoli.

Ramón Macías es un artista multidisciplinario. Arquitecto y músico de profesión, apasionado amante del arte taurino, investigador y ensayista. Entre sus textos, son imprescindibles: Las seis cuerdas de la guitarra, publicada en 2001 por la Secretaría de Cultura del Estado –obra canónica del mundo guitarrístico-, De sotavento a barlovento, música para guitarra de Armando Lavalle, editado por la Universidad Veracruzana en 2003. “Se creía que Armando Lavalle era oriundo de Jalisco”, continúa Ramón. Su espíritu crítico no se conformó con la información de que se gozaba: “obtuve copia de su acta de nacimiento, y aunque nos es desfavorable, satisface ampliamente mi divisa de investigador: Lavalle nació en la Ciudad de México”.

Luego se publicó, en 2006, Una filarmónica para Jalisco y un ensayo sobre la piratería, premiado en el Premio del Mar “Cortes de  Cádiz”, en el 2012: La sierva dorada.

Como guitarrista, Ramón Macías ha resuelto con éxito sus presentaciones en Europa: París, Andalucía, Málaga, Córdoba, en la Fundación Andrés Segovia de Linares, por ejemplo.

Son conciertos en los que combina la música clásica y el flamenco –en especial disfruto su interpretación de la bourré de la suite no. 6 para laúd en La mayor, de Silvius Leopold Weiss, compositor del barroco alemán.

Ramón también ha organizado dos muestras internacionales de guitarra, contando con la participación de artistas de la talla de Rémi Boucher, canadiense acróbata que no duda en ejecutar las partes orquestales y solistas del Concierto de Aranjuez.

Hablo también con Ramón de lo que falta por hacer en Jalisco. “Un respetable concurso de guitarra, uno de piano”, le digo. Su espíritu irónico me recuerda el buril de un grabador “si queremos superarnos, sólo el trabajo nos dará valor”.

Con la confianza de contar con tu atención, me reitero, no sin antes recordarte que el arquitecto Macías es un literato especialista en el arte de la tauromaquia.

 

leverkhun1@outlook.es  

Twitter: @AlterRuy