Music Club

Carta a Brodie

El maestro Daniel Escoto Villalobos es uno de los guitarristas clásicos, cultos, de concierto, más brillantes de Jalisco. Posee un espíritu revolucionado que lo ha llevado a aventurarse en proyectos de alta tensión.

Muy joven emigró a la Ciudad de México en busca de la perfección. “Una de las cosas que más recuerdo es una clase con Horacio Franco. Después de escucharme tocar el Preludio del Preludio Fuga y Allegro de Bach, me preguntó: Y bien… ¿Qué es lo que quieres decir con eso?; Me sorprendí porque nunca me había hecho esa reflexión”.

Daniel ganó un concurso para obtener una plaza en el Cuarteto de Guitarras de Jalapa, al lado de Alfredo Sánchez, Rafael Jiménez Rojas. Después participó como integrante del ambiciosísimo proyecto Orquesta de Guitarras de México (que reunía una centena de guitarristas nacionales destacados como Gerardo Támez, Juan Carlos Laguna, Julio César Oliva).

Rasgando cuerda, Daniel Escoto se asentó finalmente en la ciudad de Zacatecas. Fue director de la Escuela de Música de la UAZ y fundó, al lado del Doctor en Música,Fabián Hernández, el Ensamble Kanari.

Ensamble Kanari y “Ciudad de Cantera”, son los dos materiales sonoros de la agrupación.

En el primero de los discos, que vio la luz en el 2011, sobresalen –desde mi subjetividad-, dos obras: Paisaje Cubano con Rumba del genio Leo Brouwer –un professeur de la música aleatoria-, y una interpretación  que guarda un equilibrio a la manera de los cánones clásicos: Suite no. 17 de S. L. Weiss, ejecutada por mi brother, Daniel Escoto.

El segundo producto “Ciudad de Cantera”, es del 2013, e integra música de renombrados internacionales: Paisaje cubano con lluvia de Brouwer, Grises y Soles de Máximo Emilio Pujol –alumno de Astor Piazzola-, y de compositores actuales de México: Tres imágenes zacatecanas de Francisco Javier de la Fuente Vázquez y La Ciudad de la Cantera de Cutberto Córdoba Nieto, momento epifánico del disco.

¡Que continúen los éxitos, Ensamble Kanari!

Coda. Hace muchos, muchos atardeceres, Daniel Escoto tocó a dúo con el también destacado guitarrista jalisciense –del mero Polanco-, José Guadalupe López Luévano.

Era la Feria Municipal del Libro. Había llovido, y en el patio central del Palacio Municipal, los dos guitarristas ejecutaron un recital memorable. ¡Qué coordinación sonora, qué precisión en el fraseo!, pocas veces he presenciado un evento de tal magnitud artística.

Sigamos en sintonía. Hasta en quince.

leverkhun1@outlook.es 

Twitter: @AlterRuy