Music Club

Bernardo Colunga dixit

El compositor Bernardo Colunga nació en Guadalajara, Jalisco, en 1937. De formación autodidáctica, Bernardo desarrolló sus propias técnicas de composición, ejecución e instrumentación.

Tuve el gusto de conocerlo en los primeros noventa, cuando me invitó a ejecutar su Diálogo para cello y guitarra y la obra Aireviento para flauta y guitarra.

Debo reconocer que de inmediato me sentí identificado con su música. La actitud cordial de Bernardo, su disposición para ayudarme a mejorar la interpretación de sus obras, fue un hecho que siempre recordaré con afecto.

Hace poco, recibí de sus manos el obsequio de su material discográfico Obra orquestal y coral, grabado con apoyo de la Secretaría de Cultura del Gobierno de Jalisco en 2012.

Tres obras integran el CD: Opus canadiense para piano y orquesta, interpretado por la orquesta de la UAG, dirigida por Pedro Bocotán y con Gabriela Zepeda al piano. Variaciones sobre empatía, para coro y orquesta, con el Coro del Conservatorio Dana de la YS University, USA, y Encuentro 1492-1992, para coro y orquesta, versión para computadora y sintetizadores.

Clima cinematográfico para el Opus canadiense. Neo romanticismo, neo impresionismo, Juegos contrapuntísticos de los alientos en un obra que recuerda las páginas sonoras de Rachmaninov.

Las variaciones sobre empatía surgieron con motivo de la celebración del 1er. Coloquio Internacional de Empatía, organizado por la Alianza Cultural de Ohio y la Alianza Cultural de México. “Composición alusiva a la armonía, paz y empatía entre los seres humanos” (interior del cd).

Quizá –desde mi subjetividad y sin demeritar la importancia de las dos primeras obras-, la composición más atrevida -realizada por encargo de una empresa televisiva, con motivo de la celebración de los 500 años del Descubrimiento de América-, sea el Encuentro 1492-1992.

En esta obra, el lenguaje de Bernardo alcanza originalidad absoluta. La utilización de la computadora y los sintetizadores lo sitúan como un compositor de vanguardia, liberado de la tradición y el academicismo.

Jalisco es territorio de artistas. No sólo en el ámbito de la literatura o la pintura nuestro estado brilla con luz propia. En la música contamos con compositor@s vivos de talla internacional: Antonio Navarro, Pedro Barbosa, Manuel Cerda, Austreberto Chaires, Ernesto Cano, Guillermo Dávalos, Aurelio Martínez Corona, Demián Galindo, Enrique Vázquez, Carlos Flores, Javier Sierra Frutos, David Mozqueda, Jorge Manzano Celis, Luis Palacios, Saúl Ledesma, Raúl Molina de Anda, Jesús Delgado, Julio Amorós, Julieta Marón, Ana Silvia Guerrero, por ejemplo.

El siguiente paso deberá ser optimizar la difusión de todas las obras de jaliscienses que enaltecen el terruño -pienso en un festival de música contemporánea jalisciense-. Valorar con justicia a quienes contribuyen con su diábolo al enaltecimiento de nuestra cultura.

Mis felicitaciones, discípulos de Orfeo.

Leverkhun1@outlook.es  Twitter: @AlterRuy