La Corte de los Milagros

Escuelas incorporadas, bache en calidad educativa de la BUAP

Uno de los primeros retos que el rector de la BUAP, Alfonso Esparza Ortiz, deberá afrontar en materia de calidad son las escuelas incorporadas a la institución, que poco o nada han hecho por acreditar sus programas de licenciatura y postgrado.

De hecho, la Secretaría de Educación Pública federal ya había advertido al anterior rector, Enrique Agüera Ibáñez, sobre la urgencia de que sus incorporadas se acrediten ante CIEES o COPAES si la BUAP quería mantenerse como una institución reconocida por su calidad educativa.

Porque al final, los egresados de centros educativosobtienen un título profesional emitido por la BUAP.

A sabiendas de ello, el Consejo de Docencia y la Vicerrectoría de Docencia aprobaron el 8 de julio de 2011 una “Estrategia para garantizar la calidad educativa de las escuelas incorporadas a la BUAP”, que fue avalada por unanimidad de votos, junto con el compromiso de que durante los próximos 10 años no aceptaría nuevas incorporaciones ni otorgaría nuevos programas de licenciatura.

De las 15 escuelas de educación superior incorporadas a la BUAP, el Instituto de Ciencias Jurídicas de Puebla es el único que se ha preocupado por acreditar algunos de sus programas; lo que no sucede con las 14 escuelas restantes.

¿Cómo le hará el rector Esparza para lograr que estas escuelas se acrediten y ofrezcan programas de calidad reconocidos?

Si a nivel estatal la Secretaría de Educación Pública ya fijó un plazo a las instituciones privadas de educación superior para que sus programas de licenciatura se certifiquen y acrediten ante las comisiones y consejos reconocidos de cada área de conocimiento, so pena de que les sean cancelados los Revoes que les fueron otorgados, ¿a poco la BUAP se quedará atrás?

Otra cuestión que debe preocupar al rector Esparza es el amparo que promovieron instituciones de educación superior de Tehuacán en contra de la incorporación del Instituto Universitario Ugalde, la cual se otorgó a pesar de que la BUAP ya había decidido suspender nuevas incorporaciones y programas de licenciatura, y su autorización para abrir siete licenciaturas en Administración de Empresas, Administración Turística, Derecho, Contaduría Pública, Psicología, Gastronomía y Estomatología.

Dicho amparo podría proceder y dejar muy mal parada a la BUAP, no sólo porque, como ya se dijo, la incorporación del Instituto Ugalde fue posterior al acuerdo aprobado por el Consejo de Docencia, que de manera unánime lo votó, sino porque pondría en evidencia el tráfico de influencias detrás de este proceso cuando salgan a luz los nombres de las socias de esta escuela y sus vínculos familiares con exfuncionarios muy cercanos al exrectorEnrique Agüera Ibáñez.