La Corte de los Milagros

Concertación Mexicana se encamina a otro fracaso

El expanista Manuel Espino Barrientos podría fracasar en su segundo intento por constituir en Puebla el partido Concertación Mexicana, pues en aras de ahorrarse unos miles de pesos ha dejado la organización de la asamblea estatal a un grupo de jóvenes empresarios encabezados por Mario BeharVantolrá.

Su primer fracasó ocurrió el domingo 13 de octubre cuando sus amigos y operadores políticos le prometieron llenar con más de cinco mil personas el Centro Expositor de Cholula, en la antigua Plaza Rubí, y de los 3,001 ciudadanos que se requerían —para el quórum mínimo legal de la asamblea estatal constitutiva— sólo llegaron mil, y de esos sólo 800 llevaban credencial de elector.

La intención del exdirigente nacional panista de crear un nuevo partido con exmilitantes del PAN, PRD y otros partidos estatales se ha complicado, pese a la supuesta ayuda que tendría de su aliado en las pasadas elecciones presidenciales, Enrique Peña Nieto. Los desilusionados panistas que esperaba no llegan, y tampoco los izquierdistas moderados que le prometieron Rosario Robles Berlanga y René Arce Círigo.

De las 20 asambleas estatales que Concertación Mexicana debe efectuar antes del 15 de enero, sólo ha podido concretar cuatro y en algunos estados como Tlaxcala valiéndose de la estructuras y cuadros directivos de partidos estatales como Alianza Ciudadana (PAC) y Socialista (PS).

En Puebla la labor de sus operadores Miguel Ángel Labastida Carballeda y Violeta Lagunes Viveros, esta última dirigente estatal del movimiento Volver a Empezar, ha dejado mucho que desear, a tal grado que entre ellos y los coordinadores estatales de Concertación Mexicana —a quienes Manuel Espino encargó la constitución de su partido— haymás simulación que suma de esfuerzos.

De ahí que el inexperto Mario BeharVantolrá haya decidido apoyarse en un grupo de jóvenes empresarios, entre los figuran Tomás Fraile Otero y Giovanni Prosperi Osorio, y algunos personajes de la “izquierda poblana”, para conseguir a los más de 3 mil ciudadanos que necesitan para celebrar su asamblea estatal y constituirse como partido.

En su primera intentona, Mario Chapital de la Rosa, Rubén Hernández Pérez, Fernando Mirón Terrón y Víctor Coca Suárez, entre otros “izquierdistas moderados”, le prometieron llevar a miles de sus seguidores a la asamblea, pero sólo lo engañaron.

A estos personajes, el incauto empresario Mario Behar, de 28 años de edad, les repartió cerca de 800 mil pesos para que afiliarán a sus supuestos seguidores, los llevaran a la frustrada asamblea de hace diez días y los regresaran en transporte a sus comunidades de origen.

Todo ese dinero fue inútil, pues la asamblea no pudo llevarse a cabo por falta de quórum.

El segundo intento podría efectuarse el domingo 24 de noviembre o el domingo 1 de diciembre. Y Manuel Espino podría toparse con la misma piedra, pues otra vez encargó la organización de la asamblea al empresario Mario Behar y a su amigo Tomás Fraile, y éstos a su vez a los operadores que ya una vez lo engañaron. Algunos de los cuales, por cierto, también ya prometieron acarreados a otras organizaciones que también buscan constituirse como partidos y que en noviembre llevarán a cabo sus asambleas estatales como Factor Fortaleza Ciudadana.