AL PIE DE LA LETRA

Una victoria “PRI-rrica”

Ya lo sabíamos desde hace semanas. El triunfo de Gustavo Madero en la votación interna para elegir dirigente del CEN del PAN se confirmó esta semana sí, pero… la victoria de Madero es “PRI-rrica”. Intentando jugar con el vocablo de la batalla en la que Pirro, Rey de Épiro, ganó a los romanos pero a costa de miles de sus hombres expresando: “Otra victoria de éstas y me iré solo a casa”. Y es que Madero gana pero dejando una estela de quejas de miles de panistas y analistas de todo el país, al ser evidenciado que usó tácticas fraudulentas al viejo estilo del PRI al que tanto han criticado los blanquiazules.

Madero ganó, sí, pero todos sabemos que fue apoyado con recursos públicos provenientes de varios gobernadores panistas, incluido el de Puebla, como ha quedado evidenciado en sendas denuncias ante la Fepade.

Madero ganó, sí, pero utilizando artimañas que tanto criticaron los panistas del PRI de hace décadas: dar mal la dirección de casillas, funcionarios de casillas comprados, compra de votos de militantes casa por casa, amenazas de despidos a panistas que laboran en gobiernos estatales o municipales emanados del PAN, ofrecimientos de trabajo a panistas en esos gobiernos a cambio de su voto o, de plano amenazas de cárcel a panistas como Eduardo Rivera y su claque que lo acompañó en su trienio o bien cárcel efectiva para operadores “traidores” como Miguel Jiménez Castillo.

Madero ganó, sí, pero gracias a la operación de decenas de “operadores” (léase mapaches) que hasta hace dos o tres años eran del PRI en Puebla y alrededores, pero que gracias al trabajo que obtuvieron del gobierno de Moreno Valle hoy son “convencidos panistas” que luchan por el “bien común” pero no saben el significado de éste.

Madero ganó, sí, pero la imagen de su principal promotor nacional, Rafael Moreno Valle, queda sumamente desprestigiada porque se dejó ver como el ex priista que es, manejando recursos públicos para una campaña intrapartidista, amenazando militantes, comprando voluntades o metiendo a la cárcel a opositores. Si así logar la candidatura presidencial en 2018, cuidado...

Madero ganó, pues, sí, sin duda. Pero creo que es una victoria “PRI-rrica”. Por todo lo que pierde… y porque los artífices de su “victoria” provienen, todos, del PRI. Felicidades.

 

facebook: Juan Rodolfo Rivera Pacheco  

twitter: @rodolforiverap