AL PIE DE LA LETRA

A propósito de la equidad de género

Hace unos días sostuve un divertido debate “twittero” con el diputado electo Pablo Rodríguez Regordosa, cuyo tema principal fue el tema de la equidad de género.

Resulta que Rodríguez ironizaba en Twitter acerca de la propuesta del presidente Enrique Peña Nieto de que sea obligatorio para los partidos políticos el que haya al menos 50 por ciento de candidaturas para mujeres. Y decía el diputado poblano que cómo era capaz de proponer eso el presidente si en su Gabinete casi ni hay mujeres (hay 3, por cierto).

Yo le comenté que su ironía chocaba contra lo que sucede en el gobierno de su correligionario Rafael Moreno Valle, pues si bien en el Gabinete de Peña Nieto casi no hay mujeres, en el de su jefe político no hay una sola.

Rodríguez Regordosa volvió a la carga y me decía que al menos su gobernador no había lanzado ninguna propuesta de elevar porcentajes a mujeres para cargos de elección popular, aunque ese no era el punto a discutir… pero él lo dijo.

El colofón, como siempre, llegó natural y silenció a Rodríguez Regordosa: el martes, el gobernador Rafael Moreno Valle propuso formalmente que las mujeres ¡tengan derecho al 50 por ciento de candidaturas! en una clara postura de apoyo a Enrique Peña Nieto –de hecho así lo reconoció en su discurso en el Congreso del Estado-.

Pero lo importante de todo este jocoso asunto no son las demagógicas propuestas tanto de Peña Nieto como de Moreno Valle. Es fácil decretar que las mujeres tengan más espacios en las candidaturas, cuando la realidad siempre es distinta. Tanto en el PRI como en el PAN, siempre se las ingenian para que las mujeres tengan un reducido número de espacios.

O lo peor, en el PAN, el partido del gobernador, en elecciones pasadas, se pasaron por el arco del triunfo lo de la cuota de género y prefirieron pagar la multa por no haberle dado a féminas el número de candidaturas que les correspondía.

Así que la mentada “participación por decreto” creo que seguramente seguirá siendo una vacilada. Tanto a nivel nacional como en Puebla.

Y por último, reitero lo que le aclaraba al futuro diputado local panista: antes de andar ironizando sobre la participación de las mujeres, primero darse cuenta de que en el gabinete de Rafael Moreno Valle… NO existe UNA sola mujer. Su ingeniosa ironía deja muy mal parado a su jefe.

Y así quieren que sea el presidente del PAN municipal.