AL PIE DE LA LETRA

¿Y los panistas ya abrieron los ojos?

El lema más recordado en la campaña de Rafael Moreno Valle para la gubernatura poblana en 2010 fue el famoso: "Abre los ojos". Creo que fue de la autoría de Fernando Manzanilla, a quien en mucho debe su triunfo el mandatario. Su cuñado fue el estratega más capaz de aquella campaña e incluso la de Antonio Gali. Los demás fueron comparsa y ocurrentes aduladores-empleados del propio Moreno Valle.
Y los panistas de viejo y nuevo cuño lo hicieron suyo. Y le creyeron absolutamente a Moreno Valle. Recuerdo la reunión en el viejo Centro de Convenciones en la que el entonces candidato prometía que si no cumplía todas sus promesas a los tres años... se iba. Estaba abarrotado de panistas de todo tipo, yunques incluidos. Le aplaudían a rabiar. Era la oportunidad de sacar al PRI de Casa Puebla. Y le gritaban a los poblanos que "abrieran los ojos".
El tiempo ha pasado. Las cosas han cambiado. Y de qué manera.
Hoy, los panistas se debaten en una pugna interna para renovar su Comité Ejecutivo Nacional. Moreno Valle apoya a Gustavo Madero para que se reelija. Quiere controlar al CEN para que él sea el candidato natural del PAN a la Presidencia de la República en 2018.
Y el sistema para operar del grupo maderista-morenovallista es simple: Las elecciones se ganan con dinero. Y más las internas. Quieren comprar a todo panista que se deje. A los mismos que vomitaban de las triquiñuelas del PRI. A los mismos que dicen admirar los valores que propuso Manuel Gómez Morín o que exaltaba Maquío. A los que odian los fraudes y la compra de votos.
Del otro lado no hay tanto dinero. Aunque los apoya Felipe Calderón, no cuentan con tanto "cash". Pero hay más inteligencia y mejor estratega –Fernando Manzanilla es ahora el estratega de los enemigos de Moreno Valle- pequeño detalle. Y saben que no siempre el dinero gana todas las elecciones.
He visto encuestas nacionales muy serias y la dupla de Cordero sigue aventajando a la de Madero. Hay auténticos focos rojos en el grupo reeleccionista (otra maldita ironía: El tío abuelo de Gustavo Madero, Francisco, luchó hasta la muerte contra la reelección.... Su sobrino nieto es un convencido reeleccionista comprador de votos y conciencias).
Pero la pregunta más importante es: ¿Los panistas tienen abiertos los ojos? ¿Apoyarán a la opción de los expriístas, compradores de votos, fraudulentos y reeleccionistas? ¿Apoyarán a quien les ha dado patada tras patada en los últimos tres o cuatro años y nunca les cumple lo que les promete?
Panistas: ¿Ya abrieron los ojos?