AL PIE DE LA LETRA

¿En Puebla no pasa nada?

En no pocos municipios del norte del estado es común saber de ejecuciones y secuestros, muchos de los cuales ni siquiera se denuncian por temor a represalias. En varios de ellos hay auténticos “toques de queda” todas las noches, pues la mayoría de habitantes no se arriesgan ya a salir a las calles o caminos una vez que oscurece.
En varios municipios del norte y sur del estado ya se han organizado comandos de “autodefensas”, para intentar suplir la inexistencia de autoridades que combatan la delincuencia que ha tomado el control económico y político en esos sitios.
En Puebla capital, ya hay balaceras con armas de alto poder que suelen usar los delincuentes y narcotraficantes, en antros donde acuden cientos de jóvenes y estudiantes universitarios todos los días.
En Puebla capital, los delitos del fuero común ya han desbordado todos los límites. No hay día en que no hayan varios asaltos violentos a cuentahabientes que hacen retiros de los bancos y asaltos a mano armada a negocios y casas habitación. Los robos de autos y autopartes están en absoluto descontrol en todas las colonias de la ciudad.
Y ante este triste y terrorífico panorama, las autoridades estatal y municipal se limitan a decir que en Puebla “No pasa nada”. Que “son hechos aislados”. Que “no estamos como Veracruz o Guerrero”.
Pero lo peor: Aseguran que las mentadas “cámaras de videovigilancia” son de una “gran utilidad”; cuando sabemos que no sirven absolutamente para nada, pues los policías arriban al lugar de los delitos muchos minutos después, cuando los delincuentes van carcajeándose en su huida.
Aclaro: Jamás haría una apología de la violencia criminal. Lo que a mí sí me indigna es que tanto la autoridad municipal como estatal pretendan negar que hay problemas graves de inseguridad en Puebla capital y todo el estado. Que quieran tapar el sol con un dedo, por simples afanes propagandísticos y electoreros.