AL PIE DE LA LETRA

EPN-RMV… ¿amor real?

Esta semana visitó Puebla el presidente Enrique Peña Nieto. Vino a inaugurar un par de hospitales junto con el gobernador. Y para algunos, eso es muestra de la gran amistad que los une.
Y sin dejar de reconocer que existe una buena relación entre ambos, la verdad yo creo que hay que ver las cosas desde otra perspectiva. A partir de ahora, Peña Nieto visitará todos y cada uno de los Estados para inaugurar obras y… llevarse él los aplausos.
Atrás quedó la estrategia de buscar aliados que lo ayudaran a sacar sus reformas. Entonces dejó que el gobernador Moreno Valle, por ejemplo, brillara con su luz propia. El presidente vino muy poco a Puebla. Y sabemos cómo terminó la historia: El gobierno federal no movió un dedo por sus candidatos (del PRI) en Puebla y éste fue arrasado en la elección de julio de 2013. Ese era el acuerdo y se cumplió a cabalidad.
Ahora la historia se empezará a tejer de manera distinta.
Al presidente le urge reposicionarse ante la opinión pública, que lo había calificado muy mal en los últimos meses de 2013. En el BEAP hicimos encuestas estatales en Puebla y Veracruz y Peña Nieto estaba prácticamente reprobado hacia los meses de septiembre y octubre.
Por eso, repito, Peña Nieto seguirá la estrategia que ya le funcionó en el Estado de México siendo gobernador: inaugurar obras y más obras, salir diariamente en los noticieros de Televisa y TV Azteca y volver a caerle bien a la gente. Y la verdad es experto en lograrlo, asesores de por medio, desde luego. A la gente sencilla le sigue cayendo bien en su mayoría si se les despierta nuevamente el sentimiento.
Así las cosas, dudo mucho de que la visita a Puebla para inaugurar hospitales haya sido casual o de una sana camaradería para el Gobernador poblano. Al contrario, el presidente empezará a remarcar que el que inaugura obras es él y no los gobernadores de oposición.
Ahora bien, pensando más acordes con Maquiavelo, creo que Rafael Moreno Valle está más que consciente de lo anterior. Creo que él también está cumpliendo acuerdos. Sabe que la elección de 2015 es la del Presidente, no la de él. Y se abrirá democráticamente para que Peña Nieto brille y su partido sí gane muchas curules y quizás hasta obtenga la mayoría absoluta en San Lázaro.
Es más, como muchos mal pensados creemos, quizás el gobernador poblano hasta influya en el nombramiento de candidatos para diputados del PRI. Y obviamente los candidatos del PAN serán también de su establo, completando una bancada poblana afín a sus intereses futuros.
Esa es la estrategia. ¿Cumplirán los acuerdos? O… ¿habrá traiciones?