AL PIE DE LA LETRA

Concertacesiones y reformas


La aprobación de la reforma política-electoral y la reforma energética, reedita la vieja práctica salinista de las “concertacesiones” entre el PRI y el PAN, ante las protestas de la izquierda encarnada en PRD y MORENA.
Efectivamente, la influencia del salinismo sigue haciéndose presente en el gobierno de Enrique Peña Nieto y, real o solo ficticia, parece guiar las principales decisiones y estrategias del gobierno tricolor para los próximos cinco años.
Porque se siguen cumpliendo los cálculos de los estrategas priistas de que 2013 sería el año en que tendrían que sacar adelante las reformas para transformar al país, sin importar que la popularidad del Presidente cayera, para que a partir de 2014 la mayoría de mexicanos recapacite y goce de una mejoría económica familiar y vote masivamente por los candidatos tricolores. Al menos ese es el plan.
La reforma político-electoral salió adelante con los votos del PRI y del PAN, ante la negativa y crítica perredista. Parchada y con muchas modificaciones, pero salió. Hoy hay ya la posibilidad de que se reelijan los legisladores y los alcaldes. El Instituto Nacional Electoral sustituirá al IFE y se nombrarán desde el centro a los Consejeros de los Institutos Electorales de los Estados. Todo, por la alianza PRI-PAN en las dos Cámaras.
Y la reforma energética también pasó, gracias a la misma alianza. Pemex permitirá inversionistas privados para exploración, extracción y refinación de hidrocarburos. Punto. Por supuesto, a ver si hay empresas transnacionales interesadas, porque en otros países les dan muchos mejores beneficios. Pero parece que ya hay algunos nacionales interesados, como las industrias de Carlos Slim, quien ya se frota las manos para entrarle a ese negocio.
¿Qué viene ahora? ¿Qué se negoció?
Pues todo indica que la influencia de Gustavo Madero en la mayoría de legisladores blanquiazules sí tuvo peso. Que hoy es el mejor aliado de Peña Nieto y que será también firmemente apoyado para repetir en la Presidencia de su partido. Que gane será ya otra cosa, pues en el Yunque están decididos a ganar definitivamente el control del PAN nacional. Con Oliva o con Vázquez Mota, o con una alianza de ambos.
Y el otro gran aliado del Presidente y sus reformas es Rafael Moreno Valle, Gobernador poblano y Presidente de la Conferencia Nacional de Gobernadores. Parece que las facturas pendientes se están resolviendo. La elección de 2013 era del Gobernador y la operación nacional priista brilló por su ausencia. La pregunta que muchos nos hacemos es si la elección de 2015 será la elección del Presidente y su partido y ahora la operación estatal morenovallista brillará por su ausencia. ¿Será?