Tiempo vivido

El 115 ante el umbral de la dictadura en México

Carranza, siendo alcalde de Cuatro Ciénegas, se opuso a Garza Galán por el afán del gobernador de intervenir e imponer decisiones sobre los actos de gobierno  municipal. Era el reflejo de la política aplicada por Díaz, que tuvo el propósito de desaparecer la autonomía municipal, para lo cual fue minando su potestad agrupando Ayuntamientos en demarcaciones y estableciendo Jefaturas Políticas, agentes poderosos nombrados por el centro y/o desde los gobiernos estatales, a quienes se tenían que plegar los presidentes municipales, aun cuando no existiera tal figura en la Constitución.El antecedente dio pie a las Adiciones al Plan de Guadalupe, publicadas el 12 de diciembre de 1914: “Art. 2° El primer jefe de la revolución… expedirá y pondrá en vigor… todas las leyes, …efectuando las reformas… para restablecer el régimen que garantice la igualdad de los mexicanos entre sí;…   leyes fiscales… legislación para mejorar la condición del peón rural, del obrero, del minero y, en general, de las clases proletarias; establecimiento de la libertad municipal como institución constitucional”. Dicho propósito floreció después de arduas y acaloradas discusiones de los Constituyentes de 1917, en el artículo 115, que como dijera el diputado Fernando Lizardi: “es la expresión política de la libertad individual… y base de nuestras instituciones sociales”. Por ello también se cuidó precisar: “No habrá ninguna autoridad intermedia entre éste y el gobierno del Estado”, y previó la Constitución, los mecanismos de su posible desaparición, sólo por razones de seguridad nacional, anteponiendo la soberanía de las entidades federativas, como respeto al Pacto Federal.Por eso es preocupante lo planteado a últimas fechas. Me hace pensar una hipótesis de pregunta y respuesta, dentro del esquema de los planificadores estratégicos. ¿Cómo hacer que la dictadura perfecta, se vuelva imperfecta,  común y corriente como todas? Plan: Dejar que se instale abiertamente la corrupción y el crimen organizado; declarar estado de guerra contra ello. Bajo el pretexto de la seguridad nacional, militarizar al país y crear la policía única, rebasando las soberanías estatales y municipales; permitir la infiltración del crimen en las esferas de gobierno; en consecuencia: declarar la desaparición de la cédula básica de la organización política de la República. Declarar abiertamente la dictadura, con la anuencia del Congreso de la Unión, previo su control y adoctrinamiento en pro de la modernización. ¡O sea, vamos muy bien! 


r_esparzac@yahoo.com.mx