Tiempo vivido

Tlaxcaltecas en La Laguna

El 6 de junio de 1591, un contingente de 400 familias salió de Tlaxcala para fundar colonias en la frontera chichimeca. Fue el resultado de un año de negociaciones entre el Cabildo indígena de Tlaxcala y el virrey Luis de Velasco.

En tal negociación fueron claves los franciscanos pues participaron en la elaboración original de las capitulaciones que deberían firmarse para concretar la movilización. Cuidaron mucho mantener su presencia  pues habían sabido que el Virrey prefería que el contingente fuera acompañado por jesuitas, razón por la cual, siendo los franciscanos los catequizadores en Tlaxcala, procuraron no perder terreno en la lucha que había entre las órdenes evangelizadoras de las naciones indígenas de la Nueva España ya en conformación.

Entre las colonias previstas no estaba la que luego se llamó San Esteban de la Nueva Tlaxcala, la cual se fundaría frente a la Villa de Santiago del Saltillo. Pero como el virrey encomendó la tarea al gobernador de la Nueva Vizcaya ocurrió que este gobernador delegó la tarea en Francisco de Urdiñola, que ya figuraba como persona de confianza para atender la parte de la Nueva Vizcaya que se prolongaba hacia el noreste de Durango y que estaba pasando momentos críticos para su supervivencia arriesgando su frontera política.

El 2 de septiembre llegaron al valle del Saltillo iniciando los tlaxcaltecas los actos tradicionales de fundación combinados con lo que señalaban las ordenanzas para el caso. Esta colonia no sólo prosperó, y perduró casi 300 años, sino que se convirtió en punto de partida para fundar otros pueblos de indios en el territorio del actual Coahuila y  de Nuevo León. Así hubo asentamiento tlaxcalteca en Santa María de las Parras, de donde con el tiempo salieron familias a fundar pueblo,  en territorio del actual Viesca. Después de varios intentos obtuvieron merced de tierras,  45 familias se trasladaron  y el 24 de julio de 1731 en Álamo de Parras, fundaron San José y Santiago del Álamo.

En 1732 se ratificó la merced y fundación y en 1761 el Obispo de Nueva Vizcaya, Pedro Tamarón, lo visitó encontrando 83 familias, 53 de éstas tlaxcaltecas y un total de 455 individuos. Su influencia  cultural aquí se ha querido explicar por ciertos vestigios como los vocablos asquel, y moyote, pero no proceden de esta presencia.