Tiempo vivido

Réquiem al Calendario Cívico

Nada más lógico que decirles a liberales mexicanos respecto a los actos conmemorativos del Calendario Cívico, el Introito: Concédeles el descanso eterno, Señor, y que brille para ellos la luz perpetua; faltaría agregar aunque parezca contradictorio,…de la obscuridad, de la ignorancia, de las causas retrógradas; puerta de explotación y causa reciente de la pobreza de millones de connacionales, realidad que por doscientos años contuvieron o trataron de contener tales eventos y el estudio de la Historia de México.La alternancia en el gobierno, que tuvo sus antecedentes en los dos previos a Vicente Fox; los cuales se encargaron de preparar el arribo abierto y directo de la derecha, propició la oportunidad de ir trastocando,  hasta cancelar, propósito final, lo que ellos llaman la historia oficial y las efemérides cívicas que cada lunes en las escuelas y en fechas establecidas por el Congreso de la Unión, las autoridades civiles tenían la obligación de ejecutar en plazas, sitios y parques públicos dónde existen monumentos a los actos y de próceres de la independencia, federalistas, defensores de 1847, hombres y mujeres de la Reforma, luchadores ante la invasión francesa y de la Revolución Mexicana.Las primeras acciones fueron minimizar la importancia de las Conmemoraciones, denostar a los personajes, los hechos históricos, así como “hacer puentes” para que las fechas claves coincidan con días de asueto. Cierto que se ha cuidado, transitoriamente, se realicen los actos o ceremonias del 16 de septiembre, 5 de mayo o 20 de noviembre, por ejemplo, escogiendo casi a discreción, algún día previo de la semana. La intención ha sido trastornar en la mente de los escolares y de los ciudadanos la asociación de la celebración con la fecha exacta del acontecimiento que se rememora. La finalidad: debilitar los elementos de identificación que alimenta la identidad y soberanía nacional. Del combate a los contenidos históricos resulta la grave ignorancia de los procesos y de los momentos fundamentales del devenir de la nación. Efecto necesario para implantar políticas que despertarían el sentimiento de solidaridad nacional con los hechos, con los próceres, pero más con las ideas políticas, económicas y sociales que durante esas causas triunfaron. Personas pertenecientes a estas generaciones sin identificación con dichos acontecimientos, son objeto de control y servidumbre en las Cámaras, donde legislan a favor de grupos cómplices de intereses extranjeros y de sus propios contubernios, sin importar color sino privilegios, a quienes estorbaba la Constitución de 1917 ahora criminalmente desmantelada para desgracia nacional. 


r_esparzac@yahoo.com.mx