Tiempo vivido

Madero y el ferrocarril

Se acepta que Torreón debe su razón y existencia a dos factores: sus tierras especiales para el cultivo del algodón, conexión con las circunstancias particulares vividas por los productores de algodón de los Estados Unidos, que obligó a buscar campos alternativos, y el establecimiento de los ferrocarriles en territorio coahuilense, también conectado con el hecho de poseer una riquísima zona carbonífera cercana a la frontera estadounidense en momentos de gran expansión ferrocarrilera en el país del norte. 

Desde luego que coincidió con la existencia de personas con visión para conjugar esfuerzos y oportunidades, inclusive en el Congreso, VII Legislatura, donde se conjuntaron abogados y comerciantes que interpretaron adecuadamente las intenciones del gobernador de modernizar al estado.

Recordemos que Coahuila apenas había contado una década de haber recuperado su soberanía, viviendo momentos muy difíciles para su reorganización e inserción en la dinámica nacional. En diciembre de 1880, asumió la gubernatura de Coahuila Evaristo Madero Elizondo.

En su opinión la Constitución del Estado adolecía de graves defectos que era urgente subsanar, por ello encaminó en 1882 a la VII Legislatura a reformar la Constitución de mayo de 1869, instrumento necesario para enrumbar al estado a mejores planos. 

Los motivos eran generados por la bancarrota en que se encontraba el Estado por las excesivas deudas, la deficiente recaudación fiscal, provocado por el desacato a las leyes fiscales y la corrupción de las autoridades municipales, el contrabando y la lucha que implicaba la zona libre que había en Tamaulipas la cual afectaba el comercio coahuilense, la imprecisión de sus límites geográficos lo que acarreaba constantes disputas con los estados vecinos, la carencia de padrones fiscales, de contribuyentes y de propiedades y tierras baldías, ni siquiera tener la certeza del número de habitantes. 

La empresa modernizadora emprendida por el gobernador Madero fue apoyada por la VII Legislatura.

A él se deben las gestiones ante las instancias nacionales y las compañías norteamericanas para la instalación de los ferrocarriles en Coahuila que permitió al Estado  contar con el Ferrocarril Internacional, el Central Mexicano y el Nacional que unía a Laredo con Saltillo; la explotación organizada del Carbón y de líneas telegráficas entre las principales poblaciones. Obró la experiencia obtenida cuando fue diputado al Congreso del Estado de Nuevo León y Coahuila y de ser un empresario muy destacado en el noreste de México. 


r_esparzac@yahoo.com.mx