Tiempo vivido

Juan Antonio de la Fuente

Coahuila ha aportado a la historia nacional importantes personalidades, verdaderos ejemplos para las generaciones posteriores a su momento de actuación y las del futuro. Algunos de ellos con mayor presencia entre los ciudadanos merced al efecto de la divulgación de su obra en la historiografía nacional y estatal; otros con mediana presencia en la conciencia cívica aún cuando su empresa a favor de la patria fue muy significativa.

Es el caso del Lic. Juan Antonio de la Fuente Cárdenas, cuyo primer estudio biográfico lo realizó el Lic. Horacio Ruiz Higuera hace 49 años. El próximo año se cumplirán 150 años del fallecimiento del Lic. De la Fuente y debiera ser ocasión para que los investigadores y las autoridades civiles promuevan amplia divulgación de la obra jurídica, diplomática y legislativa llevada a cabo por el ilustre coahuilense en uno de los momentos más importantes de la historia nacional: la época de la Reforma y la defensa de la patria ante la invasión francesa.

Sin duda, su trabajo más trascendente fue la elaboración de la Ley de Cultos, donde se sintetizó brillantemente su pensamiento liberal y su experiencia. Al respecto sabemos que De la Fuente en 1840 fue electo diputado federal donde enfrentó la potestad de Santa Anna valiéndole el destierro a Venado, San Luis Potosí; el 1849 era diputado local y a fines de 1851 fue nuevamente electo diputado federal; cuando José Ma. Aguirre se pronunció en Saltillo por el Plan de Ayutla, fue uno de los primeros en apoyarlo, De la Fuente fue electo al Congreso Constituyente 1856-1857; ahí luchó contra la anexión de Coahuila a Nuevo León. Comonfort lo designó Ministro de Relaciones lo que le impidió firmar la Carta Magna del 57.

En realidad entre 1856 y 1863 De la Fuente fue ministro del gabinete en seis ocasiones distintas. Como sabemos fue Enviado Extraordinario y Ministro Plenipotenciario ante Napoleón III, Isabel II de España y ante la Reina Victoria de Inglaterra, cuando se trataba la reclamación del pago de la deuda. A su regreso volvió a ser Ministro de Relaciones y el Congreso lo nombró Ministro Supernumerario de la Suprema Corte de Justicia de la Nación. Dejó el cargo por la comisión de ser Embajador ante los Estados Unidos, comisión que no cumplió por objeción del Gral. Doblado. Juárez le comisionó para organizar la defensa de Coahuila y Nuevo León ante la invasión francesa. En Coahuila desempeñó diversos cargos; dos veces gobernador y comandante militar. Como podemos apreciar, fue un hombre de vital importancia para el presidente Juárez. Murió el 9 de junio de 1867.


r_esparzac@yahoo.com.mx