Tiempo vivido

¿Cuba, Libre?

Batista, tuvo a la isla de Cuba como el paraíso para los grandes negocios: hoteles de lujo, casinos, centros nocturnos de envidia y prostíbulos donde la juventud se vendía a cambio de dólares. Era, por supuesto el traspatio caribeño de los vicios mayores de los Estados Unidos. Obviamente el gobierno cubano gozaba del  apoyo de los poderosos de esos negocios, a la vez influyentes en las Cámaras de Senadores y Diputados que disimulaban y propiciaban el progresivo dominio en todos los ámbitos de la economía de la isla, de donde partió Cortés hacia tierras continentales.La revolución comandada por Fidel Castro, el Che Guevara, Cienfuegos, y otros guerrilleros que contaron con la simpatía de muchos mexicanos; no sólo acabó con aquel régimen de explotación sino, que al corto tiempo, al no plegarse a los intereses estadounidenses, se convirtió en un dolor de cabeza para los EEUU y los gobiernos latinoamericanos, dictaduras la mayoría, que desde Washington  se apoyaban. La guerra fría estaba en su apogeo y la URSS y gringolandia desplegaban sus estrategias para repartirse el mundo. Castro ante la amenaza  del  gran garrote, terminó por alinearse con el bloque comunista. Eventos de gran tensión se suscitaron entre Cuba y EEUU, cuando la primera exportó revoluciones a Centroamérica y otras regiones de América y el mundo, con apoyo de simpatizantes de otros países también latinoamericanos que igualmente odiaban la política exterior estadounidense. El embargo comercial fue junto con un sin número de intentos por derrocar a Castro, la más poderosa arma para ablandar a los Cubanos. Nada consiguieron, ni siquiera cuando la URSS se desintegró, gracias a apoyos indirectos de naciones que se solidarizaron con Cuba y que hacían llegar,  en cantidades limitadas, productos a cambio de azúcar y tabaco, principalmente.Merced la naturaleza, al cumplir inexorablemente el ciclo vital del hombre, y el cansancio de más de 50 años de un régimen que se desgastó desde dentro y desde fuera, que Cuba, modificó su política exterior y cedió, con extremo cuidado, cambios en su interior. Estamos en el umbral de otro paso que intentará hacer puentes entre Cuba y EEUU; estrategia que debilitará, sin duda, la otra resistencia, más preocupante para los vecinos por su inscripción en la economía del petróleo, aunque ciertamente, más visceral que inteligente, ya que no ha logrado un liderazgo real, por incapacidades bastante notables. México resintió el efecto de la desaparición de la URSS. Se encumbró el grupo de servidores de los primos, y operarios del TLC y de la globalización. Nos queda esperar que la naturaleza cumpla el ciclo vital de aquel incondicional; quizás haya salvación. 


   r_esparzac@yahoo.com.mx