Tiempo vivido

La Constitución bajo el escrutinio de la historia

En marcha acciones concretas en nuestra entidad, encaminadas al festejo del Primer Centenario de la Constitución de 1917. La estrategia general que guiará a la Comisión Nacional que habrá de coordinar las acciones de los niveles de gobierno contiene tres ejes: actividades cuyo objetivo es traer a la memoria los acontecimientos históricos en torno a la convocatoria al Congreso Constituyente, el desarrollo del propio Congreso incluyendo los debates, nombre y desempeño de los diputados constituyentes; la promulgación de la Constitución y desde luego el conocimiento del contenido original de nuestra Carta Magna.

Recordar a través de conferencias, foros, bibliografía, medios audiovisuales con apoyo de historiadores, abogados constitucionalistas, maestros, analistas políticos etc. la historia misma de tan importante proceso.

Hacer presente para las generaciones de jóvenes, niños y ciudadanía en general, lo que sucedió en nuestro país, cien años antes, es decir, en 1917.Aunado a lo anterior se desarro-llarán acciones varias que permitan a los mexicanos conocer nuestra Constitución, saber mediante comparaciones analíticas las reformas que la Constitución original de 1917 ha sufrido en el curso de los años, divulgando el contenido de los 220 Decretos mediante los cuales se reformó, adicionó o derogó tal o cual artículo; cuál era su propósito, qué las justificó y cómo quedó expresada la Reforma y sus leyes reglamenta-rias.

Esperemos, por ejemplo, que la Secretaría de Educación restablezca en los planes y programas de estudio en los distintos sistemas educativos, y en los niveles de preescolar al superior y universitario, el civismo como objeto de estudio y formación ciudadana.  Pero más, la promoción, -con las sanciones correspondientes perfectamente acotadas a cada obligación y derecho, del cumplimiento cabal de lo prescrito en la máxima ley mexicana.

Y finalmente, el tercer eje: la reflexión nacional sobre las necesidades de cambio, ordenamiento y actualización constitucional de manera integral y sistémicamente conducida; o quizá, la convocatoria a un nuevo Congreso Constituyente que recupere el espíritu original de la Constitución de 1917, y corrija la modernización paulatina, que no sólo ha modificado anacronismos, como es lógico refleje un documento social apegado a un contexto esencial de origen, sino que ha favorecido a las élites nacionales e internacionales, corrompiendo el propósito originario de la Revolución: la reivindicación del pueblo mexicano. 


r_esparzac@yahoo.com.mx