Tiempo vivido

Coahuila y los procesos separatistas

El territorio coahuilense que hoy conforma la entidad federativa ha sido resultado de un proceso sociopolítico de más de cuatrocientos años. Proceso que prefiguró por sus antecedentes, la existencia de dos Coahuila: uno, si se hace un trazo que separe los municipios de Sierra Mojada y Ocampo, hasta Candela; pasando por Cuatrociénegas, San Buenaventura, Sacramento, Nadadores, Lamadrid, Frontera, Monclova, hacia el norte, que se llamó Provincia de Coahuila, y el resto del estado, los actuales municipios de Torreón, San Pedro, Francisco I. Madero, Matamoros, Viesca, Parras, General Cepeda, Ramos Arizpe, Arteaga y Saltillo, el cual el año 1787, dejó de ser el oriente de la Nueva Vizcaya, para integrarse a la Provincia de Coahuila, que luego sumó el territorio de Texas, tal y como confirmó la Constitución de 1824: el Estado de Coahuila y Texas; aunque por corto plazo, debido al movimiento separatista inspirado por especuladores de tierras mexicanos y coahuiltexanos, combinados con los intereses expansionistas de los Estados Unidos, costosa alianza.Hace 150 años, vivió la entidad otra separación, aunque ésta para recuperar su independencia, soberanía y libertad, luego de la anexión perpetrada por Vidaurri, -quien tenía en estas tierras nexo político y económico con Zuloaga-, como parte del plan de separar de la República, el noreste de México y formar otra propia;  inspiración frustrada por Juárez a quien debemos actos reivindicatorios de los atentados contra la entidad, y contra las aspiraciones agrarias de laguneros de Viesca-Matamoros.Muy interesante el intento separatista registrado en 1920, tres meses después del asesinato de Carranza. Tras la denuncia del General Arnulfo González se desató indagación del Presidente Municipal de Saltillo, Antonio D. Cabello ante el Congreso de la Unión, y el  rechazo en cadena del resto de los municipios coahuilenses, incluyendo al de Torreón, presidido por Jesús Sotomayor Alejandro. Desde luego se trataba de la formación del Estado de la Laguna, con municipios de Coahuila y Durango. Aunque el Congreso negó que hubiera iniciativa en ese sentido, La Opinión, al publicar el 8 de agosto los pormenores del caso, expuso información que evidenció que el intento no era canard, al aseverar entre otros datos no conocidos hasta el momento, que la capital sería Torreón. Queda la duda si la iniciativa la indujo el gobierno de filiación obregonista para aplastar la Memoria de Carranza, sabiendo que había aliados laguneros igualmente resentidos con las políticas fiscales del Presidente asesinado, repitiendo lo que Santa Anna hizo con Zacatecas cuando se formó Aguascalientes. 


r_esparzac@yahoo.com.mx