Tiempo vivido

¿Es Coahuila nombre de raíz náhuatl?

El asunto de la identidad lagunera ha cobrado interés en sectores de la comunidad académica y en núcleos de ciudadanos del ámbito económico que bajo banderas políticas, ha venido apelando a factores de identificación para promover cambios en el estatuto de los municipios de la región. Es un efecto de la globalización, el cual se ha dejado ver en otros países al acentuarse los regionalismos o nacionalismos como mecanismo de defensa ante la moderna forma de invadir y explotar riquezas nacionales por los imperios de hoy en día.En esta región multiétnica y multicultural en la cual no sobrevivió herencia chichimeca, a excepción de algunos vocablos castellanizados como por ejemplo, “cachiripa”, que según las crónicas misioneras era voz expresada por  los irritilas ante los remolinos; y la práctica alimenticia de consumir  harina de mezquite, por cierto ya en extinción, ha habido preocupación por identificar voces indígenas mesoamericanas que son de uso común y vigentes. No recuerdo si leí o escuché en últimas fechas, explicación que asociaba esos vocablos a la presencia tlaxcalteca en Coahuila y se suponía que el mismo nombre del estado estuviera vinculado a esa influencia de la lengua que se habló por mucho tiempo en Saltillo, Parras, Monclova, Candela y posiblemente en la zona de lo que hoy es Viesca.Hace falta investigación sobre el tema más allá de su registro, y cuando ésta es endeble por falta de fuentes se pueden hacer conclusiones sin soporte. Algunas voces, de uso aquí, las encontramos en otros lugares del norte de México donde el náhuatl no fue lengua corriente y no hubo presencia tlaxcalteca u otra nación que lo hablara. Para la voz Coahuila hay antecedente en el Documento de Parral y se puede ubicar el término Couyla para acciones de disputas de territorios en 1577, 14 años antes de la llegada de los Tlaxcaltecas al valle del Saltillo; luego se usó Caula,  Quauila, base para el estudio que hizo  Alessio Robles, quien tenía sangre tlaxcalteca por parte de su madre, sin lograr ser contundente en fundarlo en voces náhuatl, cosa que parece poco probable. En cambio hay otro término, sí muy local, sin duda de origen náhuatl: asquel, para referirnos a la hormiguita negra. El término náhuatl es: azcatl, y azcaxalli, hormiguero, porque se aglutina la voz: calli, que significa casa. Lo curioso es que este término no se usa en Saltillo, ni Parras, o Monclova, ni me ha tocado encontrarlo en los documentos en náhuatl que existen en estos archivos. Así surge la duda si al menos éste, fue herencia de  los tlaxcaltecas, o fue introducido en la región por otras personas que llegaron después a trabajar a la Laguna, quizá en época del auge algodonero. 


r_esparzac@yahoo.com.mx