Pelotazos

Grabación o no, ese árbitro es malísimo

Es irrelevante si es apócrifa la presunta grabación entre el ex árbitro, Jorge Gasso y Jorge Pérez Durán, el juez que el fin de semana pasado cometió dos errores que perjudicaron al Atlas en su juego contra Chivas. En esta conversación, difundida por TVC Deportes, Gasso que trabaja de instructor le habría dicho a Pérez Durán que tuviera tolerancia cero con Matías Vuoso. La polémica crece cuando las dos fallas involucran a este jugador. Primero al marcarle una falta que anuló un gol, y al no sancionar un penal a favor.

Digo que no es relevante porque es lógica una conversación así entre un instructor y un árbitro. Sería preocupante y poco profesional que no se estudiara a los jugadores, que no se advirtiera que hay algunos que generan más problemas en la cancha. Los jueces deben llegar lo mejor preparados que se pueda.

Lo que sí importa es que Jorge Pérez Durán es muy mal árbitro y que interpretó con muy poco criterio el consejo o la indicación. Hay que castigarlo, ponerlo a practicar y ver si de alguna forma puede recomponer su carrera. Pero esa obediencia sin juicio muestra a una persona insegura que no tiene la personalidad para ser árbitro.

Ahora quien quiera encontrar conspiraciones y una trama maligna para perjudicar al Atlas está exagerando.

No ayuda en nada la Comisión de Árbitros al salir a decir que es una grabación “apócrifa” y negar los hechos como si hubieran cometido un pecado. Generan más dudas al negarla que salir a decir que a todos los árbitros se les dan recomendaciones, que se estudia a los jugadores, que se trabaja pues. Con haber dicho que era una conversación privada, que fuera de contexto puede significar muchas cosas, era suficiente. Así se acababa el problema, pero la estrategia en comunicación nunca ha sido su fuerte.

twitter@rvbolio