Imaginario social

Región centro sur y crisis social

Difícil escribir cuando los recuerdos a 32 años de distancia siguen ahí, vigentes ante el impacto emocional que irrumpe en la memoria y hace vibrar como aquél 19 de septiembre de 1985. La incredulidad, el desorden, los gritos de los vecinos, los movimientos  y los crujidos de las edificaciones, cambiaron la fisonomía de la ciudad de México, pero también cambiaron el orden social, cultural, político del país y cambiaron también la forma de ver y percibir el mundo en el que estábamos viviendo.

Hace 32 años la sociedad civil tomó las calles y el control de los movimientos sociales.

La solidaridad, la unidad, la tolerancia, la comprensión, el respeto y las acciones concretas evidenciadas en el trabajo para rescatar y apoyar a las víctimas del terremoto de 1985, devinieron en corrientes sociales de opinión que cambiaron la forma de relacionarnos en el país.

Las imágenes de 1985 han quedado registradas en la memoria colectiva de millones de mexicanos. De Coyoacán a Tlatelolco, de Tlalpan a la Roma el desastre era evidente. También estaba ahí la fraternidad transformada en solidaridad y ésta a su vez en mexicanas y mexicanos cargando escombros, distribuyendo la ayuda que llegaba a los centros de acopio pero sobre todo cargando el orgullo de sentirse útiles ante la desgracia.

Al igual que hace 32 años volvió a temblar. De la misma manera, ignorando autoridades, Miguel de la Madrid en 1985, Enrique Peña Nieto en 2017, los diferentes grupos sociales, hombres y muchas más mujeres que en el 85 tomaron el control e hicieron frente a los daños. Maravilla la espontaneidad y el nivel de organización que se dio ante la desgracia. Voluntarios y donativos como nunca en la historia causaron asombro a nivel mundial.

Se lamenta una vez más el comportamiento público de las autoridades de primer nivel. Rezagadas y haciendo presencia ante públicos más o menos complacientes, las figuras del Presidente de la República, de Miguel Ángel Mancera y de Graco Ramírez, han quedado cuestionadas. Quedan así a menos de un año de las elecciones presidencial del 2018. El control de daños para ellos será difícil ante la toma de conciencia de una población en desgracia y ofendida.


imaginariosocial58@hotmail.com