Imaginario social

Poder, gobernabilidad y sociedad IV

En el actual proceso electoral los candidatos y candidatas que anhelan una posición en la Cámara de Diputados Federal, bien harían en revisar detenidamente lo que llamamos sociedad, entendida como el conjunto de personas que se relacionan entre sí, de manera formal e informal, real o simbólica, bajo determinadas reglas de organización jurídica, compartiendo una misma cultura en un espacio y tiempo determinado.

Seguramente no les va a agradar lo que encontrarán y no les agradará porque muchas de las normas de comportamiento social están rebasadas y porque hay situaciones en las que la sociedad ha sido minimizada y excluida de la toma de decisión para definir el rumbo del país, del estado y del municipio.

Lo que encontrarán son colonias amuralladas, colonias en la que la paranoia social está a la orden del día, sectores habitacionales abandonados, calles deterioradas, un alumbrado público que no acaba de concretarse en la realidad, pero sobre todo familias destrozadas por la violencia, las drogas, el desempleo y empleos mal remunerados.

Personas agrupadas en organizaciones que no están de acuerdo con la normatividad jurídica actual, como son el caso de la mega deuda, no suficientemente explicada y transparentada. Las organizaciones que defienden a los poseedores de vehículos extranjeros, la mayoría introducidos ilegalmente, que abiertamente desafían las leyes y a las autoridades.  

Las familias que tienen un hijo o hija desaparecidos y que están inconformes con los resultados y  que han tomado en sus manos la búsqueda de sus seres queridos.

En esos grupos sociales, en esas colonias, barrios, comunidades, están los hombres y mujeres que irán a votar este 7 de junio, en muchos de ellos la percepción que tienen del entorno social es catastrófico, para muchos de ellos hay una realidad diferente a la de los actores políticos, una realidad que no coincide con la de los funcionarios públicos, una realidad que les explota día tras día en la calle, donde los ingresos económicos en el hogar no son suficientes. Una sociedad que percibe que el poder se usa para privilegiar a los consentidos de quienes lo detentan.Una sociedad que votará y su voto está en el aire. 


imaginariosocial58@hotmail.com