Futbol al día

Las jerarquías nos están dando en la madre

Cada técnico trae sus formas. La modalidad que trajo El Tuca es ese daño que le hace internamente al equipo y que ahora aflora en otro defecto, que es el empecinamiento a seguir muriéndose con la suya sin importar el disgusto del 95% de los Tigres que pagan o que se quedan afuera.

Una combinación mortal la de las jerarquías y la terquedad.

Ya no es una razón válida, es un duelo en el que, Tuca jura y perjura que no va a perder y que no importa lo que pase, no va a cambiar.

Esa es promesa para los jugadores valiosos que están sentenciados a no jugar, y en jugadores flojos y desacertados, valemadristas como existían hace unos años que probamos la caída hasta el lugar 17 de la porcentual por carecer de respeto y actitud profesional en la cancha.

En la porcentual actual por lo menos hay la satisfacción de que están 14 puntos arriba del Monterrey, por la misma enfermedad de las jerarquías al sentar a los voluntariosos pelones y poner a jugar a los flojonazos de los veteranos.

Es un pecado inadmisible que no se acepte como fundamento para la titularidad el rendimiento del jugador y su capacidad para jugar profesionalmente.

Están dejándose caer a la mediocridad y peleando por defender a los que no rinden, haciendo a un lado a la gente que paga su boleto y tiene derecho a ver mucha más calidad de la que estamos viendo.

A los jerarcas no les gusta el esfuerzo. Ya están hartos de luchar, ya no tienen porqué hacerlo, los técnicos les tienen los puestos asegurados y de esa forma, hasta el Atlante y los Pumas han resultado beneficiados.

Lo del Toluca, a ése le regalamos el primer gol como firma de que nos vale madre ganar, pase lo que pase.

Brrrrrrrrrrrrrr.