Voces Ibero

Migrantes en La Laguna I

México, desde hace muchos años, ha sido un país de origen, destino y tránsito de migrantes. Generaciones de mexicanos han cruzado el río Bravo en busca del sueño americano desde principios del siglo XX. En parte, esta necesidad de ir en búsqueda de trabajo ha estado ligado a los altos índices de pobreza y en el caso de nuestro país, por la falta de oportunidades en México. Por otra parte, el inicio de los flujos migratorios también ha estado estrechamente ligado a la demanda laboral y algunos programas oficiales promovidos por el gobierno de Estados Unidos desde la Segunda Guerra Mundial. El Programa Bracero es un ejemplo claro de este tipo de políticas que pretendía influir en el incremento de flujo migratorio para satisfacer la necesidad de fuerza trabajadora en momentos de crisis, cuando los trabajadores de los campos en Estados Unidos habían ido a la guerra. Desde entonces, ha existido un patrón de tránsito hacia el norte al que se han sumado otros países centroamericanos como Honduras, Guatemala, El Salvador, Nicaragua y Panamá. En el caso de estos países, además de la pobreza, la violencia sufrida por diversos conflictos armados en el contexto de gobiernos autoritarios, ha sido una de las principales causas de la migración hacia Estados Unidos. Ante este panorama, La Laguna ha sido un lugar de paso desde hace varios años, tanto de migrantes mexicanos como centroamericanos. Como todas las ciudades de paso de migrantes, la Comarca Lagunera constituye una especie de trinchera en la que estos viajeros pueden descansar, alimentarse, curar sus heridas y retomar fuerzas para seguir su travesía. Hasta hace poco, la concentración de migrantes se daba en puntos muy específicos de la ciudad que coincidían con las zonas donde se detienen los trenes en los que normalmente viajan. Sin embargo, en las últimas semanas me ha tocado ver en distintos cruceros de la ciudad grupos de migrantes centroamericanos pidiendo ayuda a la gente que pasa por ahí. Resulta que este fenómeno coincide con la colocación de vallas que han puesto Ferromex y Peñoles en la zona donde regularmente se concentraban estas personas. Esto ha obligado a los migrantes a buscar nuevas rutas para descender de los trenes y pedir apoyos en diferentes puntos de la ciudad.  


rgiacoman@gmail.com