Pluralismo

El Partido Acción Nacional es un partido democrático, con férreos valores humanistas y sus afiliados están convencidos de que el pluralismo es la única vía para alcanzar una patria ordenada y generosa.

Y a ello, de manera responsable, dedican todo su esfuerzo y su tiempo.

Primero, buscan establecer alianzas con sus iguales que les permitan volver a gobernar, de mejor manera, los destinos del estado y si se puede, por qué no, los del país en su conjunto.

No son ciudadanos llevados por el movimiento del dinero. Tampoco por la posibilidad de hacer negocio fácil ni la promesa de una nómina gorda y generosa. Como la patria.

Nada de eso. Es la coincidencia de principios y valores con movimientos ciudadanos que piensan como ellos, que sienten como ellos y aspiran a lo mismo que ellos: sacar al país de la corrupción en que se encuentra.

Segundo, con ese mismo ánimo, trabajan arduamente en el senado, siempre con el apoyo de sus potenciales aliados, para detener la embestida de quienes buscan acabar con la familia y sus valores. La intención es volver al origen, no dudar frente a lo que somos: un macho es un macho y una vieja es una vieja. Macho con vieja se casan, forman una familia y viven felices durante muchos años.

Esa es la ley de la vida, no hay otra. Ni macho con macho ni vieja con vieja. La sociedad necesita una buena limpieza en sus valores.

Tercero, para  alcanzar lo anterior, el partido forma jovencitos honestos, puros, casi virginales, encargados de construir un movimiento de limpieza social y aunque sus integrantes estén un poco morenitos y sean medios jotitos, también buscan blanquear la raza y exterminar a las personas sexualmente confundidas.

La patria necesita ser limpiada, ya se dijo, y para ello es necesario construir opciones de limpieza. Y ahí están esos jóvenes patriotas al servicio del país y el partido.

Cuarto, la última estrategia de pluralidad blanquiazul, son esos jóvenes asambleístas, enviados a Brasil para demostrarle al mundo que nuestro folclor es muy rico y no se limita a un gritito en el estadio.

No, los mexicanos honestos, respetuosos de la familia, preocupados por la limpieza y pureza de nuestras costumbres, defensores de nuestros valores, anti gays y fieles impulsores de nuestra selección, también saben demostrar su hombría y pasan a la acción cuando se requiere.

Los panistas son mexicanos. Y esa pinche brasileña nalgona, por orgullo nacional, no se les podría ir viva.

Defiende tus valores.

Alíate al PAN. 

roberto.castelan.rueda@gmail.com