Locatarios

El gobierno de la república entró en crisis. No, en crisis no, en pánico. El presidente, normalmente un hombre despreocupado, afable, sonriente, en estos últimos días muestra un rostro desencajado, sus sonrisas son muecas y su aliento hace que se alejen hasta los del estado mayor encargado de cuidarlo.

Sus múltiples asesores de imagen así como sus peinadores, los cuales comparte con su señora esposa, menos en las giras internacionales en donde cada quien lleva al suyo, muestran evidentes signos de preocupación. La imagen del presidente se viene abajo, murmuran en los pasillos de palacio.

Del ambiente salen chispas, todos parecen estar electrizados y de las múltiples reuniones que el presidente ha tenido con su gabinete de crisis, al parecer no ha salido una solución al serio problema que amenaza al pilar principal de nuestras instituciones.

Al presidente nacional del partido en el poder, lo tienen todo el tiempo haciendo antesala, él quiere explicar algo, pero por alguna razón el presidente y su gabinete de crisis lo consideran culpable de lo que está sucediendo.

A él y al ex procurador. Pero también al ejército, a la marina y a los federales. Todos, por una razón o por otra son señalados como probables responsables de la crítica situación por la que atraviesa la vida republicana.

Se filtró que en la sala en donde sesiona, en realidad en donde últimamente vive el presidente ya que ahí trasladó su cama, su bacinica, su cepillo de dientes y demás enseres personales de limpieza, incluyendo toallitas húmedas, en esa sala, se lee una y otra vez un documento que vino a trastocar la apacible vida institucional.

Se trata de un enérgico desplegado firmado por la poderosa Unión de Locatarios del Pasaje Comercial Morelos, ubicada en la disputada ciudad de Guadalajara, en donde se le advierte al gobierno federal lo siguiente: Primero, que su chafa y costosa acción pomposamente llamada Operación Jalisco, valió para siete porque no se coordinó con nuestras valientes, decididas y honestas fuerzas del orden, representada por la impresentable Fuerza Única. Por eso, su acción que vulnera nuestra autonomía, les salió cara.

Segundo, que ese presidente del partido le baje de espuma a su chocolate. Aquí en Jalisco tenemos al Sr. Padre creador de quien nos gobierna, para decirnos cómo hacer las cosas. No necesitamos de su centralismo para organizar nuestro fraude.

Tercero, ni se les vaya ocurrir porque no es momento, de provocar o permitir la destitución de nuestro gober. Nosotros lo elegimos, nosotros lo padecemos.

Y atórenle.

roberto.castelan.rueda@gmail.com