Jóvenes

Tal vez muy pocas personas en nuestro país, y específicamente en la ciudad de Guadalajara, habrán oído hablar de las jóvenes Edith Alicia Leal Sánchez y de Brenda Patricia Treviño Martínez. ¿Verdad?

Si no han oído hablar de ellas será porque prefieren seguirle el rumbo a la selección televisa nacional, a las habituales ocurrencias de los diputampax, o a otros importantes temas por el estilo.

En este caso se trata de dos jóvenes mujeres, muy jóvenes, quienes comparten algunas características aparte de juventud y género: ambas son excelentes estudiantes, desenvueltas y valientes y ambas decidieron sacudirse el nacional estigma de la mediocridad para demostrarnos que con preparación, conciencia y valentía, las cosas en México pueden modificar el rumbo impuesto por la clase política.

Edith Alicia Leal Sánchez, es una preparatoriana tapatía, estudiante de la Preparatoria No. 5 de la Universidad de Guadalajara quien ignoró el desprecio gubernamental hacia la ciencia y fue la ganadora absoluta de la XVIII Olimpiada Iberoamericana de Química, celebrada en La Paz, Bolivia.

De acuerdo a una de las coordinadoras de esta olimpiada, el resultado de Edith Alicia es excepcional ya que se trata de la primera mujer en obtener el primer lugar y una medalla de oro en este tipo de competencias. Por ello, durante la ceremonia de clausura fue invitada a dar unas palabras, las cuales ningún medio nacional recogió completas, y destacó cómo después de haber participado en una olimpiada anterior, logró vencer el nerviosismo para obtener el resultado esperado.

El caso de Brenda Patricia Treviño es un tanto diferente aunque igual de ejemplar. Brenda, estudiante universitaria regiomontana, fue invitada por los organizadores a una junta de negocios, en donde un “importante” empresario mexicano dueño de una televisora vertió la frase “todas las mujeres quieren estudiar y salir a trabajar y aparte ser amas de casa”. En la clausura de esa reunión de impresentables millonarios, Brenda fue invitada a decir unas palabras a los presentes. Los organizadores modificaron su discurso original en donde pretendían que expresara su agradecimiento por la oportunidad brindada.

Brenda tomó aire, controló un poco su miedo y habló: “No nos están permitiendo crecer en México, los líderes nos están bloqueando, nos están bloqueando de verdad, no nos dejan; por más que uno como pueblo quiere crecer no nos dejan, todo el sistema que nos lleva nos tiene mentalizados, nos hicieron, como dicen “coco wash´”

Dos jóvenes mujeres, dos circunstancias diferentes, dos formas de romper con lo impuesto, dos formas de nadar contra la corriente.

Ovarios.