Estrategias

Tal vez uno de los cerebros en estrategias políticas priistas fue el primero en ver la nota. Quizás tomaba su café en la mañana cuando vio el encabezado. O probablemente se dirigía en su suburban con vidrios polarizados, cómodamente sentado en el asiento de atrás, revisando los diarios en su ipad, cuando la nota saltó de la pantalla y lo hizo brincar de su asiento ante el asombro de su chofer y su guarura.

Los tenemos, por fin los tenemos, pudo haber dicho hablando para él en voz alta. Su mujer que le llenaba la taza de café, terminó de hacerlo y se retiró sin decir palabra, sin quitarle la vista, viéndolo con ojos de ahí va otra vez este loco.

Su chofer y su guarura se voltearon a ver sin cruzar palabra y esperando la instrucción que normalmente sucedía a esos arranques.

Los tenemos, ahora sí ni para dónde hacerse. Marcó apresurado su teléfono y sin esperar respuesta, dijo con voz agitada: patrón, patrón, ahora sí ya la hicimos, ya tengo con qué agarrarlos y evidenciarlos en la prensa local, nacional y mundial. Le aseguro que con esto no perderemos Guadalajara para el 2015. Se lo aseguro. Va mi puesto, y su confianza en ello.

Minutos después, llegó al salón de juntas y saludó presuroso, sonriente y exultante al selecto grupo de distinguidos políticos que estaban ahí en atención al llamado a reunirse con él, a la brevedad, que les había hecho el mero mero.

Como ya se enteraron, dijo apenas se sentó y con voz que recobraba su firmeza, fue encontrada otra narcofosa en Tlajomulco, ¿se dan cuenta?, en Tlajomulcoooo, dijo haciendo énfasis y marcando la última palabra. Citamos a su presidente al Congreso para que nos explique quién enterró ahí esos cadáveres y como no va a saber que decir, tómala cabrón, lo acusamos de ser un pendejo y descuidar la seguridad en su municipio y en una de esas, hasta lo acusamos de estar detrás de esa narcofosa. Qué les parece.

Todos pelaron los ojos, genial, excelente, cómo no se nos ocurrió antes. El júbilo en el salón fue creciendo hasta convertirse en una algarabía. Ya se creían muy seguros con la presidencia de Guadalajara para el 15 ¿no?, pues a ver cómo le hacen para levantarse de este golpazo estratégico.

Una llamada terminó con la algarabía: señores, que descubrieron otras en Zapopan, Tonalá y Tlaquepaque.

Ahora digamos que su descubrimiento fue gracias a nuestro trabajo de inteligencia.

Fin de la reunión.

roberto.castelan.rueda@gmail.com