Charros

Ahora resulta que los muy famosos y nunca bien ponderados Charros Churros con Chorro, es decir, los tradicionales Chaaaaarrrrooooos de Jaliscooooo, equipo de béisbol en el cual jugaron grandes estrellas de la pelota caliente, ahora olvidadas, quieren un estadio gratis desde el último día de la vigencia de este desapercibido Congreso de Jalisco, hasta que se le arruguen los destos al padrino de tal iniciativa.

El pobrecito equipo, después de pasar por varias penurias, entre las que se encuentra el haber sido parte del activo de los "papayos" (chiste propio para quinque y sexagenarios, chavos nativos de las TIC's abstenerse por favor), de transitar con más pena que con la gloria por la liga mexicana de béisbol, de repente resurge, con la fuerza del ave fénix para seguir enfrentándose a los grandes equipos de la maravillosa liga mexicana del pacífico, lugar en donde juegan los tomateros, los venados y demás equipos llenos de excelentes jugadores gringos que llegan ahí a pasar sus días de descanso y a echar chela. A ver si pueden.

Pero un equipo, para ser competitivo, necesita, bueno, ocupa, que su gobierno y afición los apoye plenamente ¿no?, y para ello tuvieron, no vayan a pensar que alguien muy influyente en el Gobierno del Estado se las dictó, una idea genial, de esas que hacen grandes a los hombres, a los estados, a los países y a los equipos que los representan: queremos gratuitamente un estadio pa' jugar, dijeron con una sonrisita entre ingenua y ahí 'usté disculpe, se me ocurrió así nomás.

Ni es tanto, dijeron, lo ocupamos de aquí al año 2060 el 8 de agosto al mediodía, para ser más exactos. Hey, ya como a eso de las doce se los andamos devolviendo. Un poco desgastado, digo, no queremos decir que no lo váyamos, así, con acento en la primera a, a cuidar, ni piensen en eso, claro que lo cuidaremos y lo trataremos muy bien como si fuera de nosotros, pero como todo inmueble, puede sufrir algo de desgaste por el uso.

Y es que como también lo queremos para conciertos, fiestas y eventos especiales, y para organizar una que otra carne asada con chelitas, digo, pa' festejar de vez en cuando a los cuates de esta H. Legislatura que muy amablemente tendrán a bien darnos en préstamo este desocupado inmueble, pues tal vez se le despinte alguna butaca o algo así. Pero cosa de nada, hombre.

Entonces qué ¿se avientan su fly de sacrificio?

Tengan su cuarto bat.

roberto.castelan.rueda@gmail.com