Bromas

Buenos días patrón. ¿Traje y corbata o pants y sudadera de cholo para la convalecencia? ¿Zapato o pantufla para la patita buena? ¿De qué tan buen humor amanecimos hoy? Huy qué bueno, entonces este jueves también será muy divertido, porque ah cómo me he reído últimamente. Es que, con todo respeto, pero sus bromas son buenísimas. Bueno, la del parque en chapu es una, pero esa no fue esta semana. No, las otras. Ándele, esa de que en Lagos tenemos todo bajo control y esperamos nuevas inversiones extranjeras. ¿qué, apoco los alemanes van a instalar una fábrica de armas por allá? Ya se acordó ¿verdad? Bueno yo cuando me acuerdo, no logro reprimir la risa, la gente hasta ha de pensar que me volví loco, ahí ando por todos lados riéndome solo. No, la verdad han estado re buenas todas. Oiga, pero la mejor, la mejor ¿sabe cuál fue? A ver, a ver, recuerde, como todas han sido de cien y neta no se ha de acordar. Bueno, le voy a ayudar: la mejor de todas fue la del nuevo club de asesores. No, esos no, quienes perdieron las elecciones no, esos ahorita no se aparecen, los otros. Bueno, otro tip: donde acabamos de poner al presidente. Ándele, le atinó, la del Colegio, por supuesto. Esa broma sí estuvo buenísima, de esa tampoco he dejado de reírme a carcajadas. No, en serio, no es que usted esté aquí, pregunte y verá que siempre lo comentamos entre los cuates: cada vez su sentido del humor se refina más. Mire que convertir un centro de investigación histórica, sociológica, cultural y literaria en un nuevo centro de asesores sin que nadie la viera venir, discúlpeme la expresión, pero qué bárbaro, ahora sí se voló la barda. Ya me imagino a los investigadores en friega haciendo estudios para demostrar científicamente, con investigaciones serias y toda la cosa, ándele, de esas que tienen validez en el SNI, con certificaciones nacionales e internacionales, que en el Estado de Jalisco las cosas marchan a toda madre, como las Harley Davison. Está bien, disculpe, ese tipo de bromas, no. Pero es imposible no emocionarse con tanto ingenio de su parte. Y también me los imagino corriendo a los mítines a echar porras y organizando coloquios, conferencias y mesas redondas con validez oficial cuyos resultados serán publicados en ediciones de lujo, bien grandototas y pasta dura, con un montón de ilustraciones y sus respectivas ligas a Internet. Una verdadera genialidad.

¿A poco no?

roberto.castelan.rueda@gmail.com