Para recibir el 2014 con confianza y esperanza

Ciertamente el repaso anual del 2013 que nos ofreció recientemente este diario (MILENIO JALISCO, 23 y 24 de diciembre), no resulta ser la mejor alternativa para nutrir nuestra confianza en nuestras instituciones públicas y definitivamente la esperanza en nuestro futuro inmediato como jaliscienses palidece. Por ello es que para este último día del año, me permití ofrecerles a mis amables lectores un par de fragmentos de las lecturas que estoy disfrutando en este periodo.

La primera de ellas alude precisamente a la confianza y definitivamente coincido con la visión que nos ofrece Niklas Luhmann, cuando la define como un hecho básico de la vida social. Luhmann refiere categóricamente que “por supuesto que en muchas situaciones, el hombre puede en ciertos aspectos  decidir si otorga confianza o no. Pero una completa ausencia de confianza le impediría incluso levantarse en la mañana. Sería víctima de un sentido vago de miedo y de temores paralizantes. Incluso no sería capaz de formular una desconfianza definitiva y hacer de ello un fundamento para medidas preventivas, ya que esto presupondría confianza en otras direcciones” (2005:5).

Como optimista empedernido que soy, el segundo fragmento que les ofrezco es mi favorito. Lo tomo prestado de la obra que lleva por título Viaje al Optimismo. Las claves del futuro de Eduardo Punset. Luego de invitarnos a una profunda reflexión sobre la percepción que se suele tener del tiempo, el autor nos plantea sugerentemente que “cuando no se tiene una concepción pausada y responsable del tiempo, se vive dominado por el pesimismo o el optimismo a partes iguales. Y considero que es importante insistir en ello. Es probable que la realidad de cada día en cierto modo induzca a pensar así, porque da la impresión de que ésta cambia cada segundo. Sólo cuando se contempla el pasado y el futuro en perspectiva, se comprende que cualquier tiempo pasado fue peor y que cualquier periodo del futuro será mejor. La continuidad del optimismo que ha permitido a la especie sobrevivir depende precisamente de esta revelación, tan o más importante que la del Nuevo Testamento” (2011:13-14).

Espero que este par de viñetas literarias que ofrezco sinceramente a nuestros probables (y amables) lectores del último día del año 2013, logren contribuir en algo a la reflexión personal ciertamente tendrán esta noche durante la cual, estoy seguro, recibirán el primer día del año 2014 con la confianza y esperanza renovadas. Que así sea es mi mayor deseo para ustedes.

roberto.arias@coljal.edu.mx

Académico de El Colegio de Jalisco