¿Quién gobierna al gobierno federal?

En un sugerente ensayo publicado en 1978 acerca del funcionamiento de la política y la administración norteamericana en Washington, Hugh Heclo comenzaba por criticar algunas certezas que “parecen sugerir que ya conocemos las respuestas. Se dice que hay una serie de ‘triángulos de hierro’, informarles pero fuertes, que articulan las oficinas del Ejecutivo, los comités del Congreso y la clientela de los grupos de interés que pueden ganar o perder con los programas” (Aguilar, 1996:257).

Contrario al sentido de aquel artículo, hoy en día parece confirmarse una certeza en torno a los verdaderos fundamentos que sostienen a la democracia mexicana y que tal parece, si nos atenemos a las últimas decisiones políticas, se encuentran muy alejados de aquella idea plasmada en nuestra Constitución que refiere a un pueblo Soberano.

Tanto por la decisión política del Presidente de la República que lo llevó a presentar, en la víspera del más reciente proceso electoral, una por demás polémica iniciativa en torno a los matrimonios homosexuales que ni siquiera recibió el apoyo de los legisladores federales de su propio partido político, como por la impresentable decisión política poselectoral que llevó al Senado de la República a la aprobación de una de las legislaciones clave para la implementación del futuro Sistema Nacional Anticorrupción, con una auténtica “ocurrencia” –como la calificó el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana– al “pedir a los trabajadores y a las empresas de este país que hagan lo que ellos no están dispuestos a hacer con sus representados” (MILENIO JALISCO, 17 de junio); hoy valdría preguntarnos: ¿quiénes gobiernan realmente las prioridades de la agenda federal?

Afortunadamente, vivimos en una República federal y al menos aquí en Jalisco se vislumbran algunos indicios por querer pintarle la raya al sentido de las decisiones políticas federales: ahí están las expresiones prudentes pero firmes de algunos sectores cercanos a la Iglesia católica y las más recientes promesas del gobernador del Estado a favor de la “máxima publicidad” en lo que sería el Sistema Local Anticorrupción (MILENIO JALISCO, 17 de junio).

Sobre este último asunto, en El Colegio de Jalisco estaremos muy atentos a lo que compartan nuestros invitados sobre los probables escenarios que se avecinan tanto a nivel federal, con Eduardo Bohorquez de Transparencia Mexicana, como a nivel local, con el diputado Hugo Rene Ruiz Esparza presidente de la Comisión de Vigilancia en el Congreso del Estado, ambos destacados participantes del Seminario Internacional sobre “El Desafío de la Corrupción: Sistemas de Combate, Control y Vigilancia.”

roberto.arias@coljal.edu.mx