De la colonia Vicente Guerrero a Ayotzinapa, Guerrero

Además de la solidaridad manifestada por cerca de tres mil personas, quienes expresaron desde la Plaza de la Liberación de la capital jalisciense, su repudio por la desaparición de 43 alumnos normalistas de Ayotzinapa, Guerrero (MILENIO JALISCO, 9 de octubre) otro mensaje más, fue enviado desde tierras tapatías al hermano estado de Guerrero. Se trata del apresurado mensaje que enviaron las autoridades responsables de la seguridad en la entidad, en ocasión de la investigación abierta por el homicidio del diputado federal Gabriel Gómez Michel y su amigo y asistente, Heriberto Núñez Ramos, así como en el inusual descubrimiento y aseguramiento de dos instalaciones clandestinas dedicadas a la fabricación de piezas de armas de fuego localizadas en el municipio de Guadalajara (MILENIO JALISCO, 6 y 8 de octubre).

A diferencia del enredo político en el que se metió el Partido de la Revolución Democrática en ocasión de los lamentables acontecimientos ocurridos en el estado de Guerrero y que definitivamente han puesto en vilo el futuro político del gobernador de aquella entidad, Ángel Aguirre Rivero, quien incluso ya aceptó la probabilidad de dejar el cargo en los próximos meses, toda vez que el referéndum revocatorio al que está dispuesto a someterse suena a una mera estrategia mediática de tintes populistas (MILENIO JALISCO, 10 de octubre) en el caso de las autoridades locales de Jalisco se han visto presurosas en el ánimo colaboracionista con las autoridades federales, no sólo por la captura y la pronta entrega a la Procuraduría General de la República de los cuatro presuntos implicados en el homicidio del diputado federal, sino además por la sorprendente eficacia de la acción coordinada que mostraron con las autoridades federales y agencias norteamericanas en el operativo que llevó al aseguramiento de las fábricas clandestinas de armamento ubicadas en Guadalajara.

Entre ambas historias paralelas parece tejerse un mismo argumento: el que viene a confirmar a la estrategia de mando único que se viene impulsando por parte de las autoridades federales como la única vía para enfrentar eficazmente los actuales desafíos que vive el país en materia de seguridad pública. Y si no, ¡aténgase a las consecuencias! Al contrario de lo que sucedió en el municipio de Iguala donde la autoridad municipal se resistió a la estrategia nacional y ahora se encuentra literalmente tomado por la Gendarmería y las fuerzas armadas; en Jalisco, el fiscal general Luis Carlos Nájera Gutiérrez de Velasco comparece ante el Congreso, no sólo para responder a las dudas sino además para defender sus acciones en el marco de la estrategia nacional.

roberto.arias@coljal.edu.mx