Planeación regional para la dignidad humana y un mínimo vital

El Colegio de Jalisco junto con la Universidad de Guadalajara, el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Occidente y la Universidad Panamericana fueron convocados recientemente por la Comisión de Desarrollo Regional del Congreso del Estado de Jalisco, por conducto de su presidenta, la diputada Mónica Almeida López, para integrarse al Consejo Académico de Planeación para la Dignidad Humana, Mínimo Vital y Desarrollo Regional con el propósito de estudiar las condiciones del proceso de planeación y presupuestación vigentes en la entidad, y valorar los mecanismos más apropiados para hacer realidad el principio del mínimo vital recientemente introducido en la Constitución Política del Estado como “el eje de planeación democrático por el cual el Estado deberá de crear las condiciones para que toda persona pueda llevar a cabo su proyecto de vida” (Cfr. Artículo 4°).

La mejoría de la calidad de vida de los jaliscienses se ha convertido de tiempo atrás, en una prioridad pública fundamental que ha motivado durante los últimos años, el despliegue de diversas estrategias por parte de los gobiernos locales, tanto municipales como del Estado, y la actual administración estatal no es la excepción, al articular sus diversos programas y acciones a través de la, así llamada, Política de Bienestar.

De entrada, la reforma constitucional implicará revisar el proceso de planeación democrática vigente en la entidad, a la luz de tres criterios fundamentales: el salario digno como elemento crucial que asegure a la población una vida digna y decorosa; el mínimo vital entendido como la garantía del Estado sobre aquellas condiciones indispensables para que los habitantes de la entidad desarrollen plenamente sus potencialidades y, finalmente, el desarrollo regional sostenible que aspira a revitalizar el espíritu federalista de la República, fincado en una ruta de prosperidad social y económica trazada desde las propias regiones y comunidades que la integran.

Vista así, ciertamente la reforma constitucional se antoja ambiciosa e implicaría un cambio institucional, que pase revista por los paradigmas que dan fundamento al modelo de desarrollo vigente en el estado. Por ahora, las metas planteadas al interior del Comité Académico se centrarán en la oportunidad de incidir en la discusión política del presupuesto estatal para el próximo año, con el ánimo de ofrecer recomendaciones que favorezcan la introducción de algunas primeras pautas que orienten la planeación y presupuestación gubernamentales hacia procesos sociales que propicien la dignidad humana, las condiciones mínimas de vida y un desarrollo regional sostenible.

roberto.arias@coljal.edu.mx