Agenda política 2015

A la memoria de Zito Arias

 

Luego de haberme tomado un descanso como bien me enseñó mi padre: “haciendo adobes”, y luego de reunir el valor suficiente para enterarme de las últimas noticias, finalmente caí en la cuenta de que no hay mayor novedad en este inicio de año, al menos en lo que respecta a las cuestiones mundanas de la vida pública.

Mientras una multitud de ciudadanos se arman de valor para retornar de sus vacaciones, ciertamente más preocupados por la báscula y el inicio de esa dieta que, como cada año, se propusieron comenzar después de la tradicional rosca de Reyes, que por los asuntos que conforman nuestra vida pública; la competencia interna al interior de los distintos partidos políticos arrancó sin mayores novedades. Fieles a su condición de agencias de competencia política (Belloni y Beller, 1976:534), diversas facciones al interior de sus respectivos partidos políticos aprovecharon el periodo vacacional para dar el banderazo de salida a sus aspirantes favoritos a un cargo de elección popular.

Este escenario ya se veía venir, pues en su momento y bajo las fórmulas y procedimientos más diversos, los partidos políticos definieron los requisitos y reglas para este primer tramo del proceso llamado eufemísticamente “de campañas internas”, que muy poco tendrán de interno y más bien se convertirán en lo que realmente son: un artificio legaloide que los aspirantes a las diversas candidaturas que ya han sido favorecidos por las estructuras partidarias, comiencen a darse a conocer entre sus futuros votantes.

Mientras discurre este juego de seudocompetencia al interior de los partidos, estoicos ciudadanos tendremos que soplarnos una buena dosis de esa publicidad que, por supuesto, únicamente estará dirigida a la militancia, sin importarles demasiado lo que usted o yo entendamos por eso. Este periodo concluirá con lo que ya todos sabemos: el respectivo ungimiento como candidatos de los aspirantes que fueron registrados y son ya los favoritos de la estructura partidaria.

Además de los nombres de los ya conocidos personajes que competirán por los principales cargos de elección que estarán disputándose, por única vez, el primer domingo de junio, la otra certeza que tenemos los ciudadanos es que el año 2015 estará marcado por este timing político-electoral, al cual irremediablemente veremos supeditarse el resto de los acuerdos políticos en cualquier otro asunto ajeno al ámbito electoral.

Por ello, no sorprende que Francisco Robles Ortega, haya decidido iniciar el año con un llamado a erradicar el clientelismo político, esa práctica social favorecida por la pobreza que sufren muchos ciudadanos y la corrupción (MILENIO JALISCO, 2 de enero).  

 

roberto.arias@coljal.edu.mx