Articulista invitada

Visita de Estado de los reyes de España

Felipe VI se ha propuesto velar por el prestigio de la corona, “una monarquía renovada para un tiempo nuevo”.

Un año después de haber sido proclamado rey de España, Felipe VI emprende su primera visita de Estado al continente americano, deferencia que dedica a México como país hermano y socio estratégico. Desde su llegada al trono, el monarca ha puesto especial énfasis en privilegiar los lazos con la comunidad Iberoamericana, de la que México y España han sido artífices y devotos promotores, y cuya realidad no le es ajena.

Desde 1996, en su calidad de príncipe de Asturias, asumió la representación del Estado español en las tomas de posesión de los presidentes iberoamericanos. En México ya ha atestiguado tres cambios de gobierno y dos alternancias.

Tanto don Felipe como el presidente Enrique Peña Nieto comparten la visión de que hay que modernizar las instituciones del Estado. En nuestro caso, el Pacto por México desembocó en la transformación del andamiaje jurídico nacional, que está liberando el potencial del país en diversos ámbitos, como el de telecomunicaciones y energía.

En España se sigue con gran interés los desarrollos de tales reformas por el amplio campo para la inversión en nuevas tecnologías que resultan provechosas para México. Por su parte, don Felipe se ha propuesto velar por la dignidad y el prestigio de la corona española, "una monarquía renovada para un tiempo nuevo".

Ambos países culminaron hace apenas unas semanas importantes procesos electorales, en España el 24 de mayo y en México el 7 de junio. El surgimiento de nuevos actores políticos en ambos casos y el auge de coaliciones de corte ciudadano dan cuenta de democracias pujantes y rejuvenecidas.

Es importante destacar que la visita ocurre tras la culminación exitosa de la séptima Cumbre México-Unión Europea (12 de junio), donde se dieron pasos sustantivos en el proceso de actualización del marco jurídico bilateral, el cual ha contado con el apoyo y promoción de España ante sus demás socios europeos.

España es el séptimo socio comercial de México a escala mundial y el segundo entre los países de la Unión Europea, con 10 mil 699 millones de dólares; asimismo es el tercer inversionista a escala global y segundo entre los países de la UE, con cerca de 50 mil millones de dólares invertidos entre 1999 y 2014.

Por su parte, México es el primer inversionista de América Latina en España, país al que el empresariado mexicano concibe hoy más que nunca como una importante plataforma para expandir sus operaciones en Europa, Medio Oriente y el norte de África.

Es por eso que esta visita de Estado incluye un componente empresarial que buscará optimizar las estrechas relaciones comerciales y de inversión en ambos sentidos.

El impulso a los aspectos económicos de la relación no pretende dejar de lado la relación cultural que alcanza un nivel sin precedente con la creación del certificado internacional de la lengua española, proyecto de cooperación conjunto de la UNAM, el Instituto Cervantes y la Universidad de Salamanca.

Este examen de certificación, equiparable al que existe en otras lenguas a nivel internacional, permitirá atender la demanda cada vez mayor de quienes buscan aprender el español en países como Estados Unidos, Brasil o China.

Nuestra lengua es ya la tercera más hablada en el mundo y se prevé su expansión en los años venideros. El español es también vehículo para los negocios, la inversión y el turismo. A un año del 400 aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes, las perspectivas de nuestro idioma común no pueden ser más optimistas.

Así pues, la visita de Estado de los reyes de España, don Felipe y doña Letizia, a nuestro país es una muestra de que las relaciones entre nosotros pasan por un gran momento.

* Embajadora de México en España