Artículo mortis

En calzones

Para festejar sus 44 años, el alcalde de San Blas, en su segundo turno al frente del municipio —el primero como panista, ahora como independiente—, organizó la semana pasada una taquiza.

Llegaron 50 mil personas en camiones rentados para la ocasión, disfrutando de 50 mil cartones de cerveza, birria hecha con 50 reses y la música de tres bandas, una de ellas El Recodo, todo con un costo estimado de 15 millones de pesos. Más o menos el presupuesto anual de ese municipio en seguridad pública. El alcalde, dueño de una empacadora de mango cuyo acceso fue pavimentado para la fiesta, dice que San Blas no aportó ni un centavo, que de su bolsa salieron 250 mil pesos y que lo demás lo costearon sus amigos; como a Peña Nieto, a éste tampoco le parecen obvios ni problemáticos los conflictos de interés.

La primera vuelta de Hilario Ramírez como alcalde fue entre 2008 y 2011. Su tesorera entonces —y ahora, hasta que fue obligada a renunciar— fue Argelia Ramírez, inhabilitada por 11 años para ejercer cualquier cargo público por peculado, ejercicio indebido de funciones y desvío de recursos por un monto no revelado. El pasado 7 de junio, en un mitin de campaña, dijo: “¿Que le robé a la presidencia? Sí, sí le robé, sí le robé poquito porque está bien pobre. Le di una rasuradita, nomás una rasuradita”.

En su huateque del sábado pasado, mientras bailaba sobre el escenario con una jovencita, le pareció divertida la idea de levantarle el vestido y dejarla en calzones frente a medio Jalisco y Nayarit y, gracias a YouTube, el mundo. A modo de disculpa prometió que para el Día Internacional de la Mujer haría otra gran fiesta con regalos —repartió planchas, estufas y lavadoras: por mi madre, bohemios—, y se prestaría para bailar con todas las asistentes “pero ahora con las manos abajo”.

Ramírez ganó la alcaldía con más de 40 por ciento de los votos, no a pesar de sino por como es: después de haber admitido que “robó poquito” su popularidad aumentó hasta los 6 puntos arriba de su adversario electoral más cercano. Habría que recordar el dato cada que nos deslindemos de la debacle nacional pensando en lo poco que nos merecemos a nuestros gobernantes.

http://twitter.com/robertayque