Artículo mortis

Nacidos para perder

No todo es culpa de Alfredo Castillo; es histórico el abandono que carga el deporte mexicano. ¿Qué tanto daño pudo hacer Castillo en el año y cuatro meses que lleva como titular de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade)? Aunque, pensándolo bien, menos duró de comisionado para la seguridad en Michoacán, y ya sabemos cómo acabó eso, a pesar de las palabras de Osorio Chong: "En esta tarea la labor de Castillo ha sido fundamental".

No ayuda que carezca de cualquier experiencia en el ramo; ni que haya llevado a su novia y que ésta hubiera usado frívolamente el uniforme de los atletas como si fuera a sudar y a esforzarse como ellos —inserte aquí el albur de su preferencia—; ni que el equipo de los deportistas fuera caro, de mala calidad y entregado a destiempo. Como cereza en el pastel, el fundamental Castillo espetó que él no era responsable del rendimiento de los chicos, que "Conade es una agencia de viajes que propiamente lo único que hace es dar el dinero a las federaciones". Mínimo, hay que reconocerle la sinceridad.

Del otro lado de la dupla fantasía del deporte mexicano está el COM, o Comité Olímpico Mexicano, presidido por Carlos Padilla, quien, días antes de comenzar la fiesta en Río, dijo así: "Todos van con una gran representación, no hay un solo atleta que haya sido designado, como comúnmente se dice, por dedazo ni por hacer turismo deportivo". Como es la histórica costumbre, le faltó decir. Pero ya encarrerado, siguió, "Los atletas van con todo lo que requieren de principio a fin, no solo en uniformes, que se les proporciona para cada uno de sus deportes, sino en aditamentos como lentes o gorras que son de alta calidad". Ese agudo sentido de la realidad pronto se dejó sentir en la cuenta oficial de Twitter del COM, al publicarse una foto frente al pabellón mexicano rubricada así: "Misión Japón Tokio 2020 visita Casa México en río, es recibida por Cónsul Linda Minuve y Carlos Hernandes (COM)". El agravante fue que las personalidades niponas nunca estuvieron allí o, cuando menos, no así: fueron burdamente fotoshopeadas para aparecer en la imagen. Podríamos decir que la preparación de los atletas del COM supera con creces al de sus diseñadores gráficos.

El comité regresará a México con una deuda de 1 millón de dólares. Habiendo recibido de la Conade 17 millones de pesos —más o menos la mitad de lo que había presupuestado—, recurrió a cortar su nómina a la mitad, a endeudarse con el Comité Olímpico Internacional y a ganar el oro en levantamiento de vergüenzas.

Nada de esto tiene por qué ser así. Todos quisiéramos ver resultados diferentes, estándares diferentes y autoridades diferentes. Por lo pronto, ni modo de fotoshopearlos.

Twitter: @robertayque