Artículo mortis

Casos no tan aislados

Según la Universidad de las Américas, después de Filipinas, México es líder mundial en impunidad. Evidencias de esto nos llegan desde las policías y los juzgados, pero también desde una sociedad civil que parece exigir el patíbulo para los enemigos, la clemencia para los afines y la desidia para las causas que le son indiferentes, más que una justicia sin asegunes, transparente y ciega.

¿Ejemplos? Luego de las ejecuciones en Tlatlaya, los amigos de la mano dura se indignaron por los señalamientos contra el Ejército como si estorbaran en el combate a la delincuencia, siendo que delito es precisamente una violación de las leyes que, en este caso, fue cometido por los soldados. Del otro lado del espectro, en la misma deformación caen los que excusan a quienes rompen vidrios, incendian puertas o bloquean vialidades al amparo de llamarlos luchadores sociales.

Lo sucedido el pasado Día de Reyes es el más reciente caso en una lista de versiones casi calcadas: un grupo de malandros, sicarios o narcos —en este caso vigilantes al mando de Nicolás Sierra, jefe del grupo de LosViagras, antes de La Familia michoacana y amotinados ese día en el palacio municipal porque nuestro hoy director de la Conade omitió pagarles sus servicios, entre los cuales estuvo cazar a La Tuta por brechas y cuevas— agrede a elementos policiacos que pasaban por allí sin molestar y que, al regresar el fuego, ultiman a todos los criminales sin presentar ellos mayores bajas. En Apatzingán los federales, según testimonios que un buen seguimiento periodístico de evidencias y datos duros sin duda corroborará, ejecutaron a 16 personas ya rendidas e hirieron a decenas más. ¿Que quizá algunos de ellos eran culpables de alterar la paz, o de cosas mucho peores? Es irrelevante; igual merecían un juicio justo y no que los mataran en caliente. ¿Que si los procesos en México están corrompidos y amañados? Sin duda, pero una barbarie cometida contra bárbaros no deja de serlo, y mientras no lo entendamos así y construyamos instituciones al margen de politiquerías y visceralidades, seguiremos orgullosamente a la cabeza de las listas internacionales de impunidad.

http://twitter.com/robertayque