Dos oportunidades perdidas

La primera es el petróleo. Estados Unidos es responsable de una quinta parte del consumo mundial, con cerca de 20 mil barriles de los poco menos de 100 mil utilizados diariamente. Le sigue la Unión Europea, con 13 mil, y China, que alcanza los 9 mil. El problema para México es que la UE tiene, además de menguantes reservas en el Mar del Norte, gobiernos que apoyan vigorosamente el desarrollo de energías alternativas; Francia, por ejemplo, tiene plantas nucleares que producen cerca de 40 por ciento de toda la electricidad requerida por ese país. China produce la mitad del petróleo que consume y lo que le falta lo negocia cómodamente con sus aliados —Irán y Rusia, entre otros—; si fuera poco, acaba de comprarle prácticamente todos sus futuros a Angola y a Mozambique. Pero el mayor consumidor del mundo seguirá comprándonos a manos llenas cuando acabemos de discutir qué tan traidor a la patria es Peña Nieto, ¿verdad? Con la pena, pero entre la extracción de areniscas y el empuje a los biocombustibles, Estados Unidos, a 40 años del embargo petrolero árabe que lo puso al borde del desabasto, de la recesión y del pánico, está a punto de volverse autosustentable. Al paso que va el mundo, pronto México va a ser un país pletórico de dignidad, orgullo, petróleo inútil y soberanía.

La segunda es la mota. Desde brownies hasta ropa para hipsters hecha con la fibra del cáñamo, todo parece indicar que la industria será más pronto que tarde una mina de oro para quien pegue primero. No estamos hablando de posturas morales, sino de enriquecer el portafolio nacional: India, Turquía y Australia cosechan legalmente dos mil toneladas de pasta de opio al año para la industria farmacéutica internacional y en todos esos países los derivados de la amapola son ilegales. Pero en un México huérfano de diálogo y pletórico de prejuicios basta otear el tema para destruir hasta la más prometedora carrera política; todo indica que nos quedamos muy orondos entre cárteles asesinos y eslóganes paternalistas. ¿Recuerdan aquello de para que la droga no llegue a tus hijos? La realidad es que lo que no les llega, ni les llegará, es el dinero producto de ésta. De la droga en sí, hablamos en la tiendita de la esquina.

Para terminar, dos tragedias. Una es Michoacán, estado entre los más bellos y luminosos del país, hoy sitiado por autoridades paralelas llamadas La familia michoacanaLos caballeros templarios,los maestros de la CNTE, el EPR o la Nueva Jerusalén: el común denominador de ese variopinto festín tóxico es que los ciudadanos han sido dejados a su suerte por autoridades municipales, estatales y federales abúlicas e incompetentes. Los más recientes ataques a instalaciones de la CFE dejaron sin luz a casi medio millón de personas y exhiben un nivel de organización delictiva que cada vez se parece más al que algún día tuvieron las FARC.

Y la última: las amenazas de muerte que, como tantos otros periodistas en México, ha recibido Lydiette Carrión por exponer la complicidad entre autoridades y criminales, en este caso en el Estado de México. En un país donde el regresarle al chambón una nota mal hecha es aprovechado por éste para dar gritos de censura y cubrirse de gloria barata, me constan el rigor profesional y el nulo afán protagónico de Lydiette. A la hora de los trancazos poco es el consuelo, pero ella sabe que va acompañada.

Twitter: @robertayque