Columna Invitada

Que cada peso cuente y sea contado

Con el actual panorama económico por el que México atraviesa, cada peso que se gaste tiene que incidir en el bienestar de las personas.

El Gobierno de Jalisco comparte esta preocupación, y la actual administración está consciente de que pueden venir tiempos difíciles si no se hace un uso responsable del presupuesto público. Uno de los problemas que ahora se tienen que encarar con determinación es la eliminación de las inercias burocráticas que habían tomado el presupuesto público y que había utilizado el mismo sin transparencia y sin rendición de cuentas.

La política presupuestal de la iniciativa enviada al Congreso tiene el objetivo de modificar los criterios fundamentales de cómo se había utilizado el recurso público, y de esta forma utilizarlos de manera honesta, eficiente, eficaz y transparente. Una política como esta es una innovación urgente y necesaria por incorporar en la administración pública del estado. El objetivo es lograr que cada peso invertido cuente, que tenga impacto directo en resolver las necesidades de los jaliscienses, y también que cada peso sea contado para que exista mayor rendición de cuentas. Para lograr lo anterior se requiere poner en marcha una serie de líneas de acción muy puntuales.

En primer lugar, el programa de austeridad seguirá siendo implementado.

No habrá gastos para viáticos nacionales e internacionales y los gastos en servicios personales seguirán estando ajustados al mínimo necesario. En poco tiempo que esta administración tiene con el programa de austeridad, hemos visto grandes logros como el otorgamiento de mochilas, utensilios y transporte para quienes van a la escuela. Esto, en comparación con otros gastos superfluos, tiene mucho más valor público.

Además, sin necesidad de hacer nuevas contrataciones que engrosen la nómina de la administración pública, se reorientarán los recursos humanos disponibles hacia áreas como la educación, seguridad y salud. Áreas que inciden benéficamente en el bienestar de la población, y de esta manera se podrá mantener la nómina lo más reducida posible. Para asegurar que los trabajadores del estado realicen las actividades que por reglamento les corresponde, se operarán de manera continua auditorías a plantillas de personal.

Las auditorias pretenden ubicar aquellos lugares donde haya despilfarro, duplicidad o mal uso del personal al interior del cuerpo burocrático.

De poco sirve reorientar el gasto sin contar con un sistema que permita monitorear los impactos en el bienestar.

Para ello el sistema del presupuesto estará migrando hacia la utilización de la matriz de indicadores para resultados.

Esta matriz ha venido siendo implementada a nivel federal y otros estados de la republica con buenos resultados, y Jalisco no será la excepción.

Por supuesto la matriz necesita adaptarse a las particularidades que tiene nuestro estado, pero en el fondo se trata de poner orden. Se tendrá que presupuestar y medir el desempeño del gobierno con indicadores, mismos que posteriormente serán utilizados para tomar decisiones en el gasto público.

Aquello que no sirva y que no impacte en el bienestar de la población deberá ser eliminado o sustituido con algún otro programa con mejores resultados.

Con esta matriz, además de compartir un sistema ampliamente utilizado en el país, también permitirá tomar mejores decisiones con los recursos públicos y mantener los programas que realmente sirvan.

El banco de proyectos de inversión será otro instrumento que acompañe a las demás estrategias en conseguir que cada peso cuente. Será una herramienta que ayude a enfilar los diferentes proyectos y asigne prioridad entre ellos para recibir recursos públicos. Pero además el banco ayudará a no autorizar dinero público a proyectos que no tengan viabilidad. Visto de otra, el paso de un "presupuesto por procesos" a un "presupuesto por resultados" permite que los proyectos de las dependencias de gobierno compitan por la asignación de recursos.

Los más efectivos tendrán mayor oportunidad de subsistir, y los menos efectivos o menos viables ya no recibirán dinero automáticamente año con año.

Finalmente todas estas las líneas de acción refieren a un solo y fundamental concepto; la rendición de cuentas. La iniciativa presentada contiene instrumentos que darán mayor información al ciudadano, otorgándole capacidad de conocer y evaluar de una manera más sencilla las acciones y los impactos que el gobierno genere. Será un presupuesto innovador, ciudadano y que por primera vez en la historia se presenta de manera integral, incorporando al Poder Ejecutivo (el sector central y paraestatal) y a los Poderes Legislativo, Judicial y demás organismos autónomos. Se trata de una propuesta que obliga a toda la administración pública a ser más eficiente y efectiva, pero que también rinda cuentas; que cada peso cuente y sea contado.