Articulista invitado

Visita simbólica y política de Obama a Polonia

El presidente estadunidense lleva a cabo una gira de dos días por esa nación, en el contexto de la primera elección libre.

Dos días en Varsovia. En el contexto de su participación en las celebraciones del 25 aniversario de las primeras elecciones libres en Polonia (4 de junio de 1989), el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, llegó a Varsovia este martes, donde se entrevistará con el presidente polaco, Bronislav Komorovski, y con el primer ministro Tusk. Luego asistirá a una reunión sobre seguridad y sobre la situación en Ucrania con 20 jefes de gobierno y líderes de países de Europa central y del Este, donde se analizarán  alternativas de solución a la crisis, las amenazas contra la soberanía y la integridad territorial de ese país; los resultados de las recientes elecciones presidenciales en Ucrania; el reforzamiento de la seguridad energética regional, y los preparativos para la próxima cumbre de la OTAN.

Más tarde participó en una cena de gala en el Palacio Real de Varsovia, en la que Mustapha Jemilev, el líder de los tártaros de Crimea, recibirá el Premio a la Solidaridad. Entre otros funcionarios, la delegación estadunidense incluye al secretario de Estado, John Kerry, y a la consejera de Seguridad Nacional, Susan Rice, quienes sostendrán encuentros por separado con el ministro de asuntos exteriores, Radoslaw Sikorski.

DISCURSO PRINCIPAL

El miércoles 4 el presidente Obama asistirá a la parte medular del aniversario de las elecciones de 1989, acompañado por los presidentes de Francia, François Hollande; de Alemania, Joaquín Gauck, y del primer ministro de Canadá, Stephen Harper.

Ahí, en pleno centro de la vieja ciudad de Varsovia —en la plaza Zamkóvi— dirá un discurso.

Hablará con el presidente electo de Ucrania. Aunque la toma de posesión del nuevo presidente ucraniano se llevará a cabo el próximo 7 de junio, Petro Poroszenko estará presente en la ceremonia de Varsovia.

De acuerdo con algunos analistas, el presidente Obama se encontrará con él en privado para discutir diversos escenarios que apoyen una solución a la crisis ucraniana. Dos días después, luego de las ceremonias por el 70 aniversario del desembarco aliado en Normandía, Francia, los presidentes Obama y Putin sostendrán ahí también un diálogo privado.

NEGOCIOS Y ENERGÍA

Aunque la delegación estadunidense no incluirá en esta ocasión empresarios, las conversaciones de alto nivel sí se centrarán en temas económicos, que incluyen tanto la venta de armamento, como la construcción de una planta nuclear en Polonia y el nuevo acuerdo de comercio entre Estados Unidos y la UE (TTIP).

Es muy probable que el presidente Obama apoye indirectamente las ambiciones de Polonia para desarrollar una unión energética en el seno de la UE e intente alentar la formación de un mercado libre del gas en Europa. Existe también gran expectación por conocer si durante su visita se referirá a la posibilidad de exportar gas shale estadunidense a Europa en el esquema del nuevo TTIP.

Medios diplomáticos prevén que la visita del Obama a Polonia tendrá, esencialmente, un carácter simbólico y servirá para confirmar el compromiso de Washington con sus aliados de Europa central y del Este. No se esperan grandes anuncios sobre el eventual despliegue de tropas estadunidenses en el territorio de Polonia y de otros países de la región, ni sobre el futuro de la cooperación energética con la Unión Europea.

No obstante, el viaje puede confirmar el inicio de una nueva etapa en las relaciones entre Polonia y Estados Unidos, basadas en un enfoque pragmático y en objetivos más concretos, tanto en el ámbito económico como en el militar.