Opinión

El Nuevo Sistema de Justicia Penal, una buena noticia para los poblanos (II)

Las partes tienen derecho a conocer y oponerse a los actos del otro y a estar presentes –ambos- en cualquier momento en que la autoridad quiera comunicarse con alguno de ellos, garantizando un equilibrio entre ambas (principio de contradicción).

Para evitar el retraso innecesario en la tramitación del procedimiento se ha establecido que todas las actividades necesarias para concluir el conflicto se realicen en el menor número de audiencias y que no sean interrumpidas (principios de concentración y continuidad).

A partir de ahora, los jueces deben estar presentes -de manera obligatoria- en las audiencias y son quienes reciben las pruebas ofrecidas por las partes y después resuelven de acuerdo a su percepción y experiencia (principio de inmediación). Es importante destacar que el Tribunal de Enjuiciamiento, que puede estar formado por uno o tres jueces dependiendo de la dificultad del caso, es quien dirige el procedimiento en la etapa final (de juicio oral) y no estará integrado por los mismos jueces que intervinieron en las etapas de investigación e intermedia -Juez de Control-.

Otros principios de gran importancia son los que establecen el derecho de las personas a ser tratadas con igualdad y sin favoritismos ni discriminación, teniendo las mismas oportunidades tanto para acusar como para defenderse y que en todo momento se les respeten los derechos contenidos en la Constitución, las leyes nacionales y los tratados internacionales (principios de igualdad ante la ley e igualdad entre las partes).

Las resoluciones finales a los conflictos -sentencias-, son indispensables para que una persona pueda ser castigada y deberán pronunciarse de acuerdo a la ley como resultado de un procedimiento sin favoritismos y de respeto a los derechos humanos (principio de juicio previo y debido proceso).

Quizá, uno de los principios que ha determinado en gran parte la dirección del sistema de justicia penal, es el derecho de todas las personas a ser consideradas inocentes hasta que se demuestre lo contrario (principio de presunción de inocencia).

El sistema de justicia penal busca juicios justos y más rápidos, estableciendo formas para solucionar el conflicto, distintas a la tramitación del procedimiento -aplicables en las etapas de investigación e intermedia-, como son LOS CRITERIOS DE OPORTUNIDAD que buscan una salida que asegure reparar los daños causados a la víctima y darle una segunda oportunidad al probable responsable; siempre que los delitos no impacten de forma grave a la sociedad; SOLUCIONES ALTERNAS que pueden tramitarse mediante un acuerdo reparatorio; celebrado entre la víctima y el probable responsable, el cual tiene como efecto eliminar la posibilidad de ser investigado y, en su caso, acusado por el delito respecto al cual se realiza el acuerdo, o mediante la suspensión condicional del proceso; que es la interrupción del procedimiento condicionado al cumplimiento de un plan detallado sobre el pago de los daños causados a la víctima en un plazo de tiempo; FORMAS DE TERMINACIÓN ANTICIPADA: Puede aplicarse mediante un procedimiento abreviado cuando el probable responsable admite haber cometido el delito del que se le acusa, no haya cometido un delito anteriormente y la víctima esté de acuerdo; o MECANISMOS ALTERNATIVOS DE SOLUCIÓN DE CONFLICTOS: son la mediación, conciliación y junta restaurativa; mediante los cuales la víctima y el probable responsable, con la ayuda de una persona especializada en llegar a acuerdos, arreglan voluntariamente sus diferencias.

Todas las anteriores son parte de las bases fundamentales del sistema de justicia penal.