Opinión

El Nuevo Sistema de Justicia Penal, una buena noticia para los poblanos (III)

El sistema de justicia penal comprende las siguientes etapas:

 

La INVESTIGACIÓN, que se divide en inicial, que comienza cuando se avisa a una autoridad que se ha cometido un delito y concluye cuando el probable responsable –imputado- es presentado ante el Juez de Control; quien examinará si la detención del imputado se ajustó a lo establecido por la ley; escuchará la acusación del Ministerio Público -imputación- y, en su caso, se tomará la declaración del imputado; decidirá sobre la imposición de medidas que sirvan de protección para la víctima (como prohibir al imputado acercarse o comunicarse con ella, molestarla o intimidarla, proporcionar a la víctima protección de la policía, entre otros); y si el imputado debe seguir un juicio o no -vinculación a proceso-, además deberá resolver si el imputado debe permanecer en prisión o no; y complementaria, que comprende desde la primera acusación hasta que finaliza la investigación; que no podrá exceder de dos o seis meses dependiendo del delito de que se trate. En esta etapa, el Ministerio Público se encarga de reunir pistas –llamadas datos de prueba- que ayuden a descubrir si se ha cometido un delito, la forma en que se cometió y quién lo cometió (datos que integran la carpeta de investigación). Al terminar la investigación complementaria, el Ministerio Público deberá formular la acusación, explicando los hechos por los que se le acusa al imputado –ahora acusado-, la forma en que la ley lo describe como un delito, su grado de intervención, el castigo -pena- y la estimación económica que deberá pagar a la víctima por los daños causados; renunciar a la acusación o solicitar la suspensión del proceso.

La INTERMEDIA O DE PREPARACIÓN DEL JUICIO, que comprende desde la acusación formal hasta la determinación del inicio de la siguiente etapa, mediante el auto de apertura a juicio. Durante esta etapa, el acusado, su defensa, la víctima y su asesor jurídico, tendrán derecho a conocer el contenido de la acusación y, en su caso, señalar los errores que consideren; los que expondrán ante el juez de control, quien resolverá lo que estime conveniente con base en lo dicho por las partes. Además, el MP entregará a la defensa copia del registro de su investigación y las evidencias que tenga -material probatorio-; y de igual modo, la defensa entregará al MP copia de los registros que tenga y piense usar como prueba en la etapa de juicio oral. El juez de Control tiene la responsabilidad de aceptar o rechazar las pruebas que darán constancia de la falsedad o verdad de los hechos señalados por las partes, respetando la igualdad entre las mismas (únicamente serán válidas las pruebas obtenidas por medios legales y respetando los derechos humanos).

JUICIO ORAL comprende la audiencia de debate entre las partes (que deberá llevarse a cabo no antes de veinte ni después de sesenta días, contados a partir del auto de apertura a juicio). Es la etapa de decisión que se realiza con base en la acusación del Ministerio Público y la ejecución y práctica de las pruebas (desahogo), respecto a las cuales el Tribunal de Enjuiciamiento formará un criterio para emitir una resolución final -sentencia-, con la cual concluye esta etapa. Una vez definida la sentencia, el Juez de Ejecución de Sentencias vigilará el cumplimiento del castigo, su modificación, duración y extinción.

Respecto de las pruebas debe decirse que tienen el papel protagónico en el procedimiento, debido a que son elementales para convencer al juzgador; al referirnos a la prueba penal, podemos exponer que es un elemento o dato, eficaz para demostrar la existencia o no del delito.

Este tema tuvo un cambio trascendental, ya que se modificó el sistema de incorporación, desahogo y valoración de las pruebas, estableciendo que cualquiera pueda ser ofrecida, siempre que se obtenga de manera legal y no vaya en contra de la ley; también se prevé que se desahoguen únicamente ante la autoridad jurisdiccional y no ante el Ministerio Público; del mismo modo se adquiere su libre valoración a través de conocimientos científicos, sana crítica y lógica, cuya finalidad es esclarecer los hechos, proteger al inocente, castigar al culpable y reparar los daños causados a la víctima. 

Entre las principales pruebas, encontramos la confesión, presentación de testigos y documentos, careo, confrontación, opiniones de peritos, inspecciones y reconstrucción del lugar de los hechos. 

Para la implementación y ejecución del nuevo sistema de justicia penal en nuestro país, se han creado centros denominados Casas de Justicia; con el objetivo de asesorar, apoyar y fortalecer la misión de las autoridades en el cumplimiento del mandato Constitucional de garantizar el derecho de los ciudadanos a tener acceso a la justicia. Estos centros integran en un mismo espacio a las partes dentro del procedimiento, pertenecientes a la Fiscalía General del Estado, Dirección General de Defensoría Pública, Secretaría de Seguridad Pública, Tribunal Superior de Justicia (TSJ) y la Dirección de Ejecución de Sanciones y Medidas, para brindar un servicio transversalizado a cada uno de los usuarios, agilizando los procedimientos y reduciendo la falta de castigo a quienes han cometido algún delito y los niveles de conflicto en el territorio en el que se han establecido.

Este gobierno, encabezado por el Dr. Rafael Moreno Valle, gobernador del Estado de Puebla, de la mano del Magistrado Roberto Flores Toledano, Presidente del H. TSJ del Estado de Puebla; Víctor Carrancá Bourguet, titular la de Fiscalía de Puebla, Jesús Rodríguez Almeida, titular de la SSP, ha puesto en marcha el Nuevo Sistema un día antes que la Federación, -siempre con la ayuda del secretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong y de la Setec (Órgano de la Federación encargado de materializar el nuevo sistema en la República) a través de su representante María de los Ángeles Fromow. Puebla cuenta con Casas de Justicia y Salas de Juicio Oral en todas las Regiones judiciales en las que se divide el Estado. Esta noticia que les hago llegar es por el bien de Puebla. Por el bien de todos, por el bien de México.