Opinión

Decálogo del mal ciudadano

Para ti que vas a votar...

1. Nunca pienses que la corrupción, la impunidad, la violencia, las evidentes desigualdades que existen en tu entorno, son tu responsabilidad. Échale la culpa a los otros, y por favor evita pensar que tú eres el otro de esos otros. Sería terrible que le quitaras la oportunidad a tus hijos de solucionar los problemas que, desde ahora, tu indiferencia les está creando.

2. Si algún funcionario de gobierno es incapaz de traer el progreso a tu comunidad, si es prepotente o corrupto, por favor coméntalo en la comodidad de tu casa o en un café o bar con tus amigos. Nunca, nunca intentes pertenecer a una organización ciudadana, eso podría eliminar el motivo de tus quejas y ya no tendrías de qué platicar con tus amigos. Organizarse para protestar requiere de esfuerzos, ¡resignarse es más cómodo!

3. Sé muy listo, reclama el cumplimiento exacto de la ley cuando te convenga, pero nunca lo hagas cuando te implique el cumplimiento de un deber o no te convenga, se te vaya a hacer una costumbre y ¡todos te tacharían de tonto!

4. Enséñale a tus hijos que existe siempre un peligro de que pierdan su libertad, pero nunca les enseñes qué es, cómo desarrollarla o cómo pueden llegar a usarla, al final será mejor que renuncien a ella, porque pueden meterse en "algún problema" por defenderla.

5. Evita a toda costa pagar impuestos, ya que los políticos se los gastan en otras cosas y no en el desarrollo de tu comunidad, así crearás un círculo vicioso y algunos gobernantes dirán que no hay dinero para los servicios y obras públicas. Pero lo mejor será, que siempre te sentirás inseguro y el gobierno siempre estará seguro de poder ejercer su poder jurídico para privarte de tu libertad y derechos.

6. No tengas miramientos a los otros, trátalos como objetos y, si puedes utilízalos, pero no mires atrás porque puede ocurrir que mires a quien te está utilizando.

7. Cree en todo lo que digan los noticieros de televisión, radio y otros medios de comunicación , no importa si los presenta un payaso, un hombre disfrazado de mono o el cómico del momento; no hagas un ejercicio crítico de lo que escuchas, es muy cansado, evita la fatiga y no disientas. Así te sentirás y formarás parte de la "respetable opinión pública".

8. Practica la corrupción, estudia todas las formas en las que puedas romper las reglas en tu beneficio, obtén la mayor ventaja y guarda los beneficios obtenidos... para cuando seas víctima de un acto igual.

9. Cuando votes, no elijas a los políticos que crees que pueden gobernar mejor el país, sino a aquellos que te ofrecen cumplida venganza contra los grupos o las instituciones que te desagradan, aunque sea a costa de perjudicar la armonía social.

10. Y si puedes no votes, así alguien utilizará la boleta electoral para otros fines. Puedes con tu credencial de elector obtener beneficios de los partidos políticos, así tendrás la seguridad de que este país no cambiará la mala situación por la que atraviesa y, por supuesto, tendrás otro motivo para disculparte contigo y con los demás de tu mediocridad y fracasos.